Calendario

sábado, 2 de octubre de 2010

Vals del atardecer

Los pianos golpean con sus colas
enjambres de violines y de violas.
Es el vals de las solas
y solteras,
el vals de las muchachas casaderas,
que arrebata por rachas
su corazón raído de muchachas.

A dónde llevará esa leve brisa,
a qué jardín con luna esa sumisa
corriente
que gira de repente
desatando en sus vueltas
doradas cabelleras, ahora sueltas,
borrosas, imprecisas
en el río de música y metralla
que es un vals cuando estalla
sus trompetas.

Todavía inquietas,
vuelan las flautas hacia el cordelaje
de las arpas ancladas en la orilla
donde los violoncelos se han dormido.

Los oboes apagan el paisaje.
Las muchachas se apean en sus sillas,
se arreglan el vestido
con manos presurosas y sencillas,
y van a los lavabos, como después de un viaje.

El poema, desde luego, no puede ser más musical. Es de Ángel González Muñiz, poeta, ensayista y profesor universitario nacido en Oviedo en 1925 y fallecido en Madrid en enero de 2008. Ocupó el sillón P de la RAE desde 1996. Podéis completar información sobre su vida en la wikipedia. Aquí.

Saludos,

L'Home Lliure: Jaume Cortadellas

Cuando me planteé hacer la entrada que nos ocupa sabía que me iban a venir recuerdos muy potentes de mi adolescencia. Hubo un tiempo en el que me alimentaba con Ajoblanco y vivía de Vibraciones. En esa época de mi vida mi centro musical estaba en el entorno de la catedral de Santa María del Mar. Concretamente en la calle Platería ( en castellano, por supuesto). En el número 65 se generaba una onda musical y cultural que iba a revolucionar la vida de toda una generación y que de algún modo aún perdura. Los hermanos Fortuny y su C.E. Dharma, Sisa, Oriol Tranvia, Mùsica Urbana i J.A. Amargós, Màquina!, Gato Pérez, La Orquestra Plateria, etc.  
Uno de los protagonistas de este mundo Zelestial era el protagonista de esta entrada. De formación clásica se ha paseado con éxito con su flauta por la vida cultural catalana dejando una impronta difícil de no ver.

Nuestro protagonista es

Jaume Cortadellas



Jaume Cortadellas Àngel nace en Barcelona.
Estudia música en el Conservatorio Municipal de Barcelona con Francesc Reixach, en El  Sweelink Conservatorium van Amsterdam con Jolle de Wit y en el Conservatoire National de Région (CNR) de Perpignan con Jacques Rembert.
Su actividad musical abarca muchísimos campos. Desde el jazz-rock de los setenta con el grupo Mùsica Urbana creación de Joan Albert Amargós  con muchos de los antiguos miembros del excepcional Màquina! , en pleno auge de la música Laietana, que abarcaba desde el jazz de nuestros amigos hasta el peculiar estilo de Gato Pérez, la Orquestra Platería, la Companyia Eléctrica Dharma, Oriol Tranvia, etc.



De esa época y con variaciones de denominación todos estos músicos que se reunían entorno a la emblemática sala Zeleste (la de la calle Platería (hoy Argenteria), 65) hacían y deshacían grupos como la Factoría Musical (álbum Runing, 1982), etc. , para algunos, en su estilo, la más elaborada del panorama nacional de la época.



También con Amargós a los teclados, Feliu Gasull a la guitarra y nuestro protagonista formaron el Trio Joan Altisent. Mucho más de jazz que de rock. Desde 1978 a 1983 pudimos tener la suerte de disfrutar de su música o a dúo con la guitarra de Gasull.



También ha acompañado a grandes artistas del panorama catalán, como a la mallorquina María del Mar Bonet o Jaume Sisa
En el campo de la música barroca su pertenencia a la Orquestra Barroca Catalana, el Trio Clàssic de Barcelona o Il Fondamento dejan constancia de su implicación.
En música sinfónica destacan sus interpretaciones con la Orquestra del Gran Teatre del Liceu, sus colaboraciones con la Orquesta Ciudad de Granada, la Orquesta de Cámara del Palau de la Mùsica, entre otras.
En música de cámara tenemos su labor increíble como cofundador de la Orquestra de Càmara del Teatre Lliure, especiliazada en música del siglo XX, junto al actual director de la ONE Josep Pons y al pianista Lluis Vidal, en 1985 y con la que tiene bastantes grabaciones con el sello Harmonia Mundi. 


La historia termina desgraciadamente a criterio de muchos de nosotros con la temporada 2002. En 2003 ya no aparecía en la programación del Teatre. Desde el 7 de Noviembre de 1985 en el que se estrenaron con un concierto con obras de Robert Gerhard, Manuel de Falla, Conrado del Campo y el prematuramente fallecido Xavier Gols, 




hasta el Mayo de 2003 con su último concierto (respetaron el calendario que ya estaba previsto) con la ópera de Rossini La ocasión hace al ladrón. La ópera seguiría de gira por la península pero nuestro trío fundador ya no estaban en ella.
Su legado está en los archivos de muchas televisiones, no sólo la TV3 catalana sino la BBC, la TVE y otras cadenas europeas. Versiones de cámara de óperas como Porgy & Bess, en la que Cortadellas  toca toda la familia de flautas, están ahí para dejar constancia de ese increíble viaje.
Os dejo también este enlace al vídeo con uan actuación junto a la Escolanía de Montserrat en un homenaje al compositor Narcís Casanoves, en la que nuestro protagonista es bien visible con su sonido.Aquí.

Con esa formación ha protagonizado estrenos de obras para flauta de Amargós, Gasull (p.e. Cel Roig per a Flauta i orquestra, 1996) y otros.
También ha participado de otros grupos como en los 80 Tritonus y otros.
Siguiendo con la música contemporánea, Cortadellas es una de las flautas del fantástico Grup 21, del que tenemos que hablar más en el blog, con el flautista Peter J. Bacchus a la cabeza y su compañero de flauta en Conservatori del Liceu Albert Mora. Este es un vídeo promocional del grupo,



Es miembro de la comisión artística de la Jove Orquestra Nacional de Catalunya (JONC) y comparte la dirección de uno de los cursos de verano con más solera en el panorama catalán. El Curs Internacional de Mùsica de Cervera (Lleida), que va a hacer su XXX edición el año que viene.
Os dejo este vídeo promocional de la Petita Flauta Màgica del Liceu en versión 2000, con la flauta de Cortadellas



También participa de la Fundación Carolina, dependiente del Liceu para apoyar la música entre la comunidad Iberoamericana (excluida España).




 Tiene también alguna incursión en el campo cinematográfico como en la película Nudos (2003)de Lluis Mª Güell.

En el ámbito de la docencia es profesor de flauta en el Conservatori de Badalona y en el Conservatori Superior del Liceu, donde además ejerce como jefe del Departamento de Cámara y Orquesta.

Claro que la cosa podría haber ido de otra manera. Si no reíd un rato con el Ridiculum Vitae del Blog Handel y su acordeón.Aquí.


Saludos,

jueves, 30 de septiembre de 2010

Pilar y la ópera

El enlace que he puesto en el título es para la Orquesta Sinfónica de Madrid, que por otra parte, como sucesora de la Orquesta Arbós tiene la titularidad del Teatro de la Ópera de Madrid, o sea el Teatro Real.
Una de las flautistas que compone dicha orquesta es la protagonista de nuestra entrada de hoy. 

Durante mucho tiempo ha sido fácil reconocerla en el escenario por su peculiar forma de llevar el pelo. De familia musical por antonomasia, comparte la flauta con su hermana menor, Ana, de la que hablaremos en otra entrada. Por ahora nuestra protagonista es,

Pilar Constancio




Pilar Constancio Portolés nace en Manises (Valencia), muy cerquita de Valencia, al este, su municipio da nombre al aeropuerto valenciano.

Comienza sus estudios musicales con su padre, Manuel Constancio, y su tío, Joaquín Constancio (flauta solista de la Banda Municipal de Valencia). Más tarde, continúa su preparación profesional en el Conservatorio Superior de Música de Valencia con Jesús Campos y María Dolores Tomás. Allí obtiene el Título Superior de Flauta y Premio Extraordinario Fin de Carrera en 1986.


Foto extraída de Euromúsica Garijo en una exposición de Powell
Se traslada a París, donde empieza a estudiar desde 1989 con Ida Ribera. Un año más tarde pasa al Conservatorio Héctor Berlioz de Pavillons-sous-Bois en el extrarradio de la capital francesa con Raymond Guiot, donde obtiene el 1.er Prix Ville de París à l`unanimité.
Al mismo tiempo, estudia en el Conservatorio Nacional de Región de Versalles con Christel Rayneau con quien obtiene el Primer Premio Medalla de Oro “à l’unanimité” y también consigue en 1991 el Primer Premio en el Concours Musical Regional d’Île de France.
Realiza cursos de perfeccionamiento con Aurèle Nicolet, Peter-Lukas Graf, Alain Marion y Trevor Wye, entre otros.
Actualmente es flauta solista de la Orquesta Sinfónica de Madrid (orquesta titular del Teatro Real de Madrid) con la que ha actuado bajo la dirección de batutas importantes como Pinchas Steinberg, Kurt Sanderling, Luis Antonio García Navarro, James Conlon, Miroslav Rostropovich, Peter Maag, Nicola Luisotti o Jesús López Cobos, entre otros.  Comparte atril con Aniela Frey, Miguel Ángel Adrià y Jaume Martí.
Esta es una crítica que le hicieron por una de sus actuaciones del Concierto de Flauta y Arpa de Mozart en 2007.




También la hemos podido ver en el pasado tocando con la ORTVE,  la Orquesta Reina Sofía de Madrid o la  Orquesta Nacional de España.
De sus actuaciones con la ORTVE os traigo estos vídeos con un extracto de La Creación de Joseph Haydn, a partir del 5º día, en el que Pilar hace una buena demostración de su trabajo con el instrumento y con la orquesta.


(Ya sé que son cuatro partes y es muy larga, pero realmente la versión y la obra merecen mucho la pena. Me hubiera encantado poner también la representación del caos del principio, pero creo que se nos iría de madre.)

Desde 1986 hasta 1988 forma parte de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid
Actúa habitualmente en conjunto de cámara junto al clarinetista Luis Miguel Méndez, con el nombre de Dúo Constancio-Méndez, con repertorio del siglo XX.
También forma parte del trío Arts A junto a Josefa María Lafarga Marqués (viola) y Luis Augusto Da Fonseca (contrabajo). Les hemos podido escuchar el 23 de septiembre en Alicante, en la XXVI Edición del Festival.





En el campo de la pedagogía, ha impartido o imparte cursos en el Conservatorio de Música de Zaragoza, en los Cursos de Verano de Montserrat (Valencia), Getafe (Madrid), San Javier (Murcia), Burgos (Castilla y León). Colabora regularmente como profesora con la Orquesta de Estudiantes de la Comunidad de Madrid y la Orquesta Juan Crisóstomo Arriaga. 






Saludos,

Las nueve de Juan Arolas

Las nueve

Leyenda alemana

El nocturno centinela
De una torre que confina
Con la morada de Sélner,
El maestro de capilla,

Con voz triste y compasada
«Son las nueve», repetía.
Y el eco vagaba entonces
Por el bosque y la campiña.

«Las nueve», dijo Adelaida:
«Las nueve», Sélner decía:
Y él dejó la flauta de oro
Y ella el arpa marfilina.

«Las nueve», exclamaba Sélner,
»Hora de la primer cita
»Víspera de amargo duelo,
»Víspera de mi partida.

»Para la imperial Viena,
»Do a buscar fortuna y dichas
»Para los dos, me llevaron
»El amor y la osadía.»

«Las nueve», dijo Adelaida:
»Sábete que es la hora misma
»Que de mi padre a los pies
»Nos vio puestos de rodillas

»Implorando su piedad;
»Y su voz dulce y bendita
»Quiso unir dos corazones
»Que Naturaleza unía.»

-«¿Te acuerdas», repuso Sélner.
»De las notas expresivas
»Del concierto que a la vez
»Conmigo tocar solías?»

-«Me acuerdo, porque es tan grato
»Que los ángeles lo inspiran;
»Del secreto de dos almas
»Se formó su melodía.»

Y los dos, sin consultarse,
Con una magia instintiva,
La flauta y el arpa toman
Y modulan y suspiran.

Tonos de recuerdos dulces
Que se mezclan y combinan
Como en el celeste Edén
Angélica salmodia.

Algunas auroras vuelan
Con sus luces fugitivas,
Y la salud de Adelaida
Visiblemente declina.

Las tristezas la consumen,
Y la palidez marchita
Los claveles de sus labios,
Las rosas de sus mejillas.

¡Fue tan feliz! ¡Ah! No pueden
Durar nuestras alegrías,
Que son flores y las roen
Insectos que las codician.

Tocaba al ocaso el sol,
Era la tarde sombría,
Y aliviada se vio un tanto
De sus dolorosas cuitas.

-«Sélner», dijo la hermosura
Con su celestial sonrisa,
»Toquemos aquel concierto
»Que mi sinsabor disipa.»

Sélner vio brillar un rayo
De esperanzas ya perdidas...
De la fresca primavera
El aura aromosa y tibia

Por las ventanas entraba:
La más regalada brisa
De los árboles erguidos
Verdes ramas conmovía,

Y la estancia se vio llena
De aquella esencia exquisita
Que exhalan las frescas rosas
En los aromosos climas.

Mientras acordaba el arpa
Dijo Adelaida, expresiva:
-«Dulce amigo, si yo muero
»Verás cómo el alma mía

»Vuelve a bajar a la tierra
»Para hacerse tu cautiva,
»Que sin la tuya en el cielo
»No quiere tener cabida.»

Luego acompañó a la flauta
Con tan docta maestría
Cual jamás oyó el Amor
En los jardines de Armida.

Y al fin de una vibración
De las concertadas fibras
Ocultó en el seno hermoso
Su faz, sin vigor ni vida.

El alma se subió al cielo
De aromas y de delicias,
Del armónico instrumento
Con los sones confundida,

Y el nocturno centinela
De la torre allí vecina,
Con voz lúgubre y pausada,
«Son las nueve», repetía.

II
Sélner no quiere vivir,
Maldice la luz que brilla,
Deja su hogar, pero vuelve,
Que anhelando está la vista.

Del sitio donde Adelaida,
Como luna que se eclipsa,
Le negó sus resplandores
Entre las sombras perdida.

Se ha cerrado en su aposento,
No recibe las visitas,
No es visto de sus alumnos
Y de su flauta se olvida.

De la estancia de Adelaida
Nada mudó: el arpa misma
Colocada ante el sofá,
Triste y sola enmudecía.

Un año se pasó así,
Sin que penas homicidas
Libre al músico dejasen
De sus ponzoñosas viras.

Visitaba con frecuencia
De su amor la tumba fría,
Coronándola de flores
Matizadas con mil tintas;

Y en sus cálices de aroma,
Do miel las abejas liban,
El aliento de Adelaida
Respirar le parecía.

Por una tarde de mayo
Cogió rosas purpurinas,
Y en la estancia funeraria
Las derramó sin medida.

Luego se sentó en el sitio
Que ocupó en mejores días,
Cuando el sol de sus placeres
A su claro cenit iba.

De la fresca primavera
El aura aromosa y tibia
En los árboles erguidos
Verdes ramas conmovía,
Y la estancia se vio llena
De aquella esencia exquisita
Que exhalan las frescas rosas
En los deliciosos climas.

Los más fúnebres recuerdos
Tienen su fuerza atractiva,
Tienen tan fatal encanto
Que se adosan y lastiman.

Sélner se deja llevar
De recuerdos de ruinas,
Desesperación y muerte
Que su triste pecho agitan.

Toma la olvidada flauta ,
Quiere ensayar la armonía,
La sublime inspiración,
De Adelaida favorita;

Pero apenas comenzó
Cuando el arpa le seguía
Con profundas vibraciones
De la más justa medida.

Hiélase su sangre toda
Y sus cabellos se erizan...
Mas luego, al callar la flauta ,
Queda el arpa enmudecida.

Volvió al tono, volvió al canto
Y el arpa a su voz antigua,
Y el nocturno centinela
«Son las nueve», repetía.

Cuando la risueña aurora
Reflejaba en las colinas
Le hallaron sin movimiento,
Casi en tristes agonías.

Por la tarde volvió en sí,
Cogió rosas encendidas
Y las colocó en la estancia
Con hermosa simetría.

Tocó la flauta , y al punto
Conmovió el arpa sus fibras,
Hasta que el nocturno guarda
«Son las nueve», repetía.

La fiebre devoradora
Le va postrando, le humilla,
Y en delirio abrasador
Con voz moribunda grita:

-«Tú no engañas, Adelaida,
»Tú estás en mi compañía:
»Los dos juntos marcharemos
»Al Edén de las delicias.»

Su mal se aumentaba siempre,
Sin admitir medicina...
Cuando sonaban las nueve
Se encerraba y escondía.

Para llorar sus quebrantos,
Pálido que daba grima,
Con cuerpo desfallecido,
Pie débil y turbia vista.

Quiso el médico espiar
Sus tristezas y manías,
Y en la cámara una tarde
Se escondió tras las cortinas.

Cargado le vio venir
De rosas recién cogidas,
Ponerlas en ricos vasos
Y sentarse en una silla.

De la fresca primavera
El aura aromosa y tibia
En los árboles erguidos
Verdes ramas conmovía,

Y la estancia se vio llena
De aquella esencia exquisita
Que exhalan las frescas rosas
En los deliciosos climas.

-«Adelaida», dijo Sélner,
»Nuestras dos almas unidas:
»¿Cuándo volarán al cielo
»Cual ligeras avecillas?

»¿No ves que yo estoy llorando?
»¿Que el dolor me martiriza?
»¿Que suspiro verme libre
»De los lazos que me ligan?»

Un viento fresco que entró
Puso esencias fugitivas
En los labios abrasados
Del maestro de capilla:

«¡Cuán dulce», dijo, «es tu beso,
»Mi Adelaida!... Solicita
»Pasar el alma a mis labios
»Para que tú la recibas.»

Tomó su flauta y tocó;
Vibró el arpa estremecida,
Y al maestro acompañaba
Con cadencias peregrinas.

Salió el médico azorado,
Mas Sélner lo detenía
Junto al sitial donde estaba
Con su furia convulsiva.

Flauta y arpa comenzaron:
Tocó un aire de alegría,
De glorias y de trïunfo,
Voz de placer nunca oída:

Aire puro y celestial,
Son de angelicales liras,
De un alma que vuela al cielo
Única y fiel despedida.

En fuerza, en intensidad,
Los instrumentos cedían
Y a una final vibración
Cayó el músico sin vida.

Todas las cuerdas del arpa
Se rompieron desunidas,
Y el nocturno centinela
«Son las nueve», repetía.

Juan Arola (1805-1849) fue un poeta nacido en Barcelona y educado en Valencia. Su vida es bastante tumultuosa y podéis consultarla en la wikipedia, aquí.
Hijo de su tiempo Arola es romántico hasta el último detalle. Vida corta, locura final, misticismo,... y la poesía que os traigo no puede ser más romántica, leyenda, historia de amor trágica, fantasmas, cementerio, acaban muriendo los dos protagonistas, un arpa de por medio... Romanticismo en estado puro.

Saludos,

Euterpen calami, et genialis Tibia honestat

Vamos con otro grabado de la colección Dayton. Esta vez se trata de una obra de Hendrik Goltzius (1558-1617), pintor , grabador y editor holandés.

Esta serie de grabados dedicados a las musas datan de 1592, después de un viaje a Italia que marcó un antes y un después en el estilo del artista. La serie completa consta de 9 imágenes, una por cada musa.

El texto panegírico del pie del grabado en latín pertenece al latinista Franco van Est (Estius)(1945-??), con el que Goltzius tenía una gran amistad y cuyos versos utilizó prolijamente en sus grabados

En esta imagen Eutherpe toca la flauta travesera y tiene otro aerófono (un caramillo) a sus pies, con dos libros, que probablemente sean de matemáticas, a tenor del texto latino.

Saludos,

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Un poco de música sintetizada para aprender a manejarse en ello

Esta entrada es para presentaros una página en la red que te permite generar melodías, sonidos, etc online; es decir, sin descargar nada y en cualquier plataforma, Vista, Windows, OX, etc.

El nombre de la página, que también es el del invento, Audiotool y el enlace lo tenéis en el título.


Tenéis un montón de elementos para incorporar a vuestro equipo virtual; desde generadores de percusión, sintetizadores de teclado, de espacio, mezcladores de varios tipos, manuales de 8 y 16 pistas, automáticos, crossfaders, generadores de efectos de varias clases, etc. 

Siempre trabaja con una ventana externa que se te abrirá cuando inicies un proyecto o cargues alguno ya hecho. Si no te decides a crear uno puedes empezar cargando alguno de los cientos de modelos que hay disponibles creados por los usuarios (pestaña Templates)


Empiezas con el amplificador de salida, al que le vas conectando todos los "cacharritos" que quieras. 






Puedes empezar con sólo una línea de audio (Audiotrack) - que a su vez puede tener varias pistas -, a la que puedes cargar, y manipular, alguno de los loops que tienen en su colección, seleccionando según tipo (percusión, vocal, línea de bajo, etc) y estilo, jazz, rock, etc...


Lo mejor para los que os estéis iniciando en estas lides son los vídeos de formación que tienen colgados en su canal y que ayudan mucho para dar los primeros pasos. Os pongo el enlace y el primero de ellos.

Enlace, aquí.

Primer vídeo de formación,



Hombre, no es el PropellerHead Reason, pero es muy divertido para iniciarse y los resultados pueden llegar a ser bastante sofisticados y sorprendentes. Tela para llegar a producir un sonido similar a la flauta. A ver si eres capaz...

Saludos,