Calendario

sábado, 27 de marzo de 2010

Un sello que no es postal

Una curiosidad que me ha parecido que merecía una entrada. La empresa The Music Stamp comercializa lo que su nombre indica

y entre los modelos de sellos musicales tiene una serie dedicada a los instrumentos de Banda y entre ellos guess what... la flauta.

Una imagen vale más que mil palabras.
En España, hasta donde yo sé no tienen distribuidor, pero sí en Francia y Reino Unido.


El enlace a la página americana en el título, desde allí podéis llegar a los distribuidores en otros países

Curioso ¿No?

Saludos,

Away with the Fairies

Una parte de la familia de Andrea es inglesa. Auntie Jane vió una postal que le recordó a Andrea y se la mandó. The Flute Fairy - El hada de la flauta.

Y esta entrada es para compartir con vosotros dicha hada. Forma parte de la serie Away with the Fairies de la pintora inglesa Trudi Finch, cuya página web está enlazada en el título por si os gustan las hadas.


Hermosa pintura.

Saludos,

Dios Mío...No siento las piernas

Gracias a Dios la cosa no va de flautas


Sin comentarios.

Saludos,

viernes, 26 de marzo de 2010

Folk Irlandés

Seguimos con los sellos. Esta vez le toca a la emisión que en 2006 hizo Irlanda con motivo de la Feria Internacional del Sello de Monaco.

Los motivos, cuatro bandas míticas de la música folk irlandesa que reinaron en los 60s (The Clancy Brothers and Tommy Makem), en los 70s (The Dubliners), en los 80s (The Chieftains) y en los 90s (Altan).



Sin duda cualquiera de ellos se merecía un sello.

La flauta es la de Seán Potts con The Chieftains.

Música celta indiscutibemente, he aquí dos ejemplos, uno con baile irlandés incluido (a lo Riverdance)


Y el otro con un mayor papel para la flauta, Mujeres de Irlanda


Saludos,

La ley es la ley

En el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid, hay una colección de cinco tablas, escritas sobre bronce y que recogen las normas de convivencia y funcionamiento de una villa romana llamada Colonia Genua Iulia (Osuna).


La cosa data del siglo I y se trata de una ley promulgada por Marco Antonio poco después de la muerte de César.

Como es lógico están escritas en latín y nos cuentan detalles tales como , la fiscalización de la gestión pública, la capacidad y aptitud de los candidatos a las magistraturas públicas y la regularización de sus actividades, la venta y arrendamiento de campos y edificios, la legitimación de los matrimonios y la organización de banquetes públicos.

Así mismo se organiza la venta y arrendamiento de campos y edificios, la legitimación de los matrimonios de los habitantes de la colonia y los banquetes públicos, entre otros aspectos.

En el capítulo LXV, se establece que los pontífices y augures de la Colonia Genetiva Iulia, Osuna, tienen derecho a usar togas praetextas en los juegos públicos, fiestas y espectáculos gladiatorios.

De la primera de las tablas conservadas destacamos de ella el capítulo XLII en el que se especifican parte de los derechos que tienen los ediles y duumviros.

Entres estos derechos, y razón de esta entrada, está el poder tener, entre otras personas, un flautista, tibicen, que estará exento de la milicia y recibirá al año 300 sestercios, mientras trabaje para los magistrados.

Así que ya tenéis una valoración profesional del trabajo del flautista en la España del Siglo I.

Para los que queráis ir a ver la placa al natural, el número de Inventario de la pieza es el 16736 y tiene un tamaño de 59x92 cms.

El museo está en la calle Serrano, 13 de Madrid y su web está enlazada aquí.

Saludos,


Rodeo artístico

Eleanor Stewart es una artista británica, graduada en Comunicación Visual por la Glasgow School of Art.

Tiene unos interesantísimos trabajos en papel, que podéis consultar en su blog, enlazado en el título.
El trabajo que os propongo no tiene que ver con la flauta. La artista lo hizo basándose en la pieza "Hoedown" del Ballet Rodeo de 1942. Fue su trabajo de final de grado. Las figuras, inspiradas en las películas del Oeste, cobran vida desde dentro de la partitura de Aaron Copland (1900-1990)

Una maravilla.


Saludos,



Convención 2010 - XVIII - Atarah Ben-Tovim

La entrada de hoy sobre la Convención de Abril va dedicada a toda una “show-woman”, un monstruo del espectáculo, sobre todo enfocado al público infantil. Ella estará el domingo a las 15h00 con su espectáculo Flauta Fantasía.

Mujer polifacética donde las haya, escritora, animadora, presentadora, flautista, compositora… Ella es

Atarah Ben-Tovim


Atarah Ben-Tovim es una flautista inglesa, nacida el primer día de Octubre del año 1940, en plena Segunda Guerra Mundial.

De padres israelíes, como podemos deducir por su nombre, es una precoz promesa de la flauta. Da su primer concierto con 14 años en el Royal Albert Hall, televisado en directo.

Realiza sus estudios de flauta en la a Royal Academy of Music de Londres con Gareth Morris, entre los años 1958 y 1962

Obtiene una beca del gobierno francés para estudiar en Paris en 1962 bajo la tutela de Fernand Caratgé.

También toma clases magistrales en los cursos de verano del gurú del momento, el francés Marcel Moyse

Es flauta primera de la National Youth Orchestra.

También es flauta primera en el Ballet Rambert y Sadlers Wells Opera

En 1963 logra el puesto de flauta primera en la Royal Liverpool Philharmonic Orchestra. Como curiosidad, otro de los postulantes al puesto era James Galway, al que nuestra protagonista le ganó la mano. Con dicha formación la han dirigido batutas del nivel de Sargent, Boult, Beecham, Barbirolli, Colin y Andrew Davis, Simon Rattle, John Pritchar y Sir Charles Groves, el director residente. Durante 12 años se mantiene en el puesto, si bien actúa también eventualmente con otras orquestas como son Philharmonia, English Chamber Orchestra, Hallé o Northern Sinfonia.

Su experiencia en música de cámara es tremendamente amplia y flexible, probando práticamente cualquier combinación imaginable. Ha fundado dos grupos propios. El Trio Dubois con Atarah a las flautas (en do, alto y Piccolo), Keith Wood al oboe y Rosemary Braga al clave. El Ben-Tovim Emsemble era harina de otro costal, Atarah en flauta, Piccolo y alto eléctrico (amplificado), Colin Kitchin a la viola, , Dietrich Bethge al violoncelo, John Harper a la guitarra (clasica o eléctrica) y Paul Mitchell-Davidson al bajo. Con este ensemble estrenaron varias composiciones por encargo del Arts Council y la Fundación Gulbenkian.

Actualemten trabaja con el trío Alienor con ella en la flauta, Stella Marisova como soprano y Patrick Hilliard en los teclados. Tienen una grabación de música checa, francesa e inglesa

En 1975 se da cuenta de la escasez de ofertas de calidad para niños, tanto a nivel de espectáculo musical como pedagógico – a excepción de los shows de Bernstein y Malcom Sargent – y decide crear la Banda de Atarah, junto a su marido Douglas Boyd, por aquel entondes productor de televisión en la BBC. Con la banda recorre la mayoría de salas inglesas, con un espectáculo concebido para acercar y hacer más asequible la música clásica a los más pequeños. Los festivales más reconocidos relcaman su asistencia, incluso el Festival de Hong-Kong. En el momento de la disolución de la Banda se calcula que más de tres millones de niños habían escuchado su mensaje, mezcla de concierto sinfónico, circo, pantomima y concierto pop.

Invitada en multitud de espacios radiofónicos y televisivos ingleses como el Lunchtime Pebble Mill de la BBC TV , John Dunn Show, Start the Week, Good Morning!, Kaleidoscope y otros muchos programas de reconocido prestigio.

Los ochenta fueron sus años más mediaticos. En 1980 la radio 3 de la BBC lanzó el show Atarah's Music Box, para un público infantil y sobre música. Estuvo en el aire durante tres temporadas. Onmibus le dedicó un programa completo, así como Blue Peter and Magpie.

En 1982 salió a las ondas su propia serie de televisión, enfocada al público infantil de primaria.

Sus historias musicales para pequeños en Rub-a-Dub-Tub de los domingos por la mañana, se emitieron durante dos años. TAmbién estuvo presente en las televisiones Northwest, Granada TV, Thames TV. En la radio durante años se pudieron escuchar sus programas en emisoras de todo el Reino unido; BRMB (Birmingham), Radio City (Liverpool), Radio Merseyside (Liverpool), Radio Piccadilly (Manchester), Red Rose Radio (Preston, Lancashire), entre otras.

El contacto con multitud de profesores de música y sus reflexiones la llevaron a plantearse la pregunta del millón. ¿Porqué tantos niños fracasan al intentar aprender a tocar un instrumento?. La respuesta más manida es la “falta de musicalidad”, sin embargo, nadie es capaz de definir esa característica. Ni la Gulbenkian, con un estudio en más de 17 países logra dar una respuesta satisfactoria. Para intentar llegar a una respuesta, nuestra protagonista se langa a la compra de toda una serie de casa en Rosendale, al norte de Manchester para convertirlas en un centro independiente de investigación musical.

Ha dado clases de flauta en la Universidad de Liverpool, Northern College of Music, Lancaster University y Huddersfield Polytechnic.


En 1980 obtiene el MBE (Member of the Order of the British Empire) por su servicio prestado a la infancia.

Tiene también de 1991 un doctorado Honoris Causa en Música por la National Academic Awards.

Directora artística de los Children’s Classic Concerts de Glasgow, planificadora de los programas para niños de música de en el Barbican Centre de Londres y en Escocia.

Directora Musical de lo Escuela Internacional de Estudios de Bordeaux.

Presentadora de the Flute Orchestra of London en el espectáculo ‘A Feast of Fluting’.

Actualmente tiene su residencia en Francia, desde donde se desplaza para impartir talleres y enseña a flautistas y clarinetistas.

Como escritora y como compositora tiene diversas obras publicadas, como pueden ser

ü Athara’s Book , descatalogado en este momento

ü Children and Music

ü The right instrument for your child

ü You can make music

ü The flute book

ü Athara’s elastic flute band (en formato karaoke)

ü The Young Orchestral Flutist

ü Queen Eleanor’s Legacy (Novela)

Os propongo prácticas de inglés escuchando la entrevista que le hicieron el año pasado (dos vídeos).

Las flautas que ha usado incluyen; para tocar junto a la orquesta, una Rudall Carte de Madera, denostada por Galway y Rampal. Sin embargo nuestra protagonista es partidaria de su sonido al tocar junto al resto de la familia de las maderas, el oboe, el clarinete o el fagot.

Actualmente toca con una flauta de plata Altus con una cabeza de oro Oxley. El Piccolo es un Rudall Carte.

Tiene un espacio en la red, cuyo enlace tenéis en el título.


Saludos,

Impresiones y paisajes (2/2) - FGL

Nos despedimos de Lorca y su relación con la flauta con este delicioso relato. Atentos a la definición de la flauta "Ese instrumento galante y distinguido, ese tubo aristocrático y literario,..."

Está incluido, como decíamos ayer, en el libro Impresiones y Relatos. La historia va completa.

Tarde Dominguera en un pueblo grande

En las primeras horas mucho silencio y quietud, una paz inefable..., sólo se oían chirriar a los pájaros sobre las acacias o alguna carreta que pasaba por la calle desierta... Luego, cuando el sol se quería hundir en el fondo del paisaje se fueron las puertas abriendo y se asomaron a ellas muchachas con flores en las cabelleras y empolvadas graciosamente.....

Por una calleja salieron unos niños con sus trajes nuevecitos, que ellos por no estropear ni siquiera movían los brazos, por el centro de la calle iban las niñas paseando, cogiditas del brazo con los pañuelos en la mano... En el paseo del pueblo había gran animación. Bajo los altos álamos se retenía el polvo que levantaban los paseantes... Las muchachas negruzcas, coloradotas, fresconazas, se pavoneaban ufanas de sus blusas de sedas chillonas, de sus cadenas de oro falso, de sus senos enormes y temblorosos. Los muchachos las seguían con miradas incitantes entornando los ojos y echándose los sombreros sobre las caras.

Eran las muchachas ramplonas y hermosotas, de labios frescos y sensuales, de cabelleras negras y espléndidas... Los caños de la fuente hacían hervir al agua parada y mansa de las tazas. En los cielos comenzaban los albores divinos del crepúsculo. Sobre las nubes había suavidades de rosas transparentes... En un esquinazo del paseo, entre rosales blancos y grandes matas de dompedros, unos novios se hablaban juntando las cabezas con ansia visible de besarse... Algunas mozuelas los miraban envidiosas de reojo... ¡Bien merecía la tarde cargada de lujurias celestes, un beso apasionado de aquellos amantes!... En un banco de piedra gris con brillos de espejo, una vieja apergaminada y roñosa entretenía a un bebé rubio que manoteaba ansiosamente queriendo cortar una rosa que temblaba serena entre el ramaje... Más allá un grupo de niñas se abrazaron por la cintura y cantaron desafinadamente un viejo romance de guerra y amor... Había un gran mareo de conversaciones que flotaba zumbón en el aire... Entonces desde un viejo kiosco de maderas carcomidas la banda de música comenzó a tocar... Eran raros y graciosos los músicos: uno de ellos no tenía uniforme, los demás lo tenían en estado lamentable... Una habanera de zarzuela española vibró en el ambiente... Era cursi y melancólica, y sentimental, y odiosa... Pasan por nuestra alma muchas melodías que nos hieren la emoción con estos contrastes... La tuba y los bombardinos llevaban el ritmo lánguido y casi oriental... A veces había en el sonido de dichos instrumentos fracasos de aire y de técnica... El clarinete daba horrorosamente carcajadas expresivas remontando los aires con notas estrambóticas y difíciles... ¡Trabajaban verdaderamente los pobres músicos! Alguno sudaba fatigadísimo... Sólo el redoblante serio y grave daba de cuando en cuando un golpe seco en su instrumento..., y miraba al público como muy satisfecho de lo que hacía... El director, hombre maduro con los bigotes tiesos y de vientre abultado, dirigía muy expresivo moviendo los brazos al compás de la habanera, dirigiéndose imperativamente al del timbal cuando tenía que dar algún golpe de efecto, arqueando las cejas pobladas, y hundiendo los ojos en blanco cuando modulaba la melodía al tono menor para repetir el tema... Cerca del maestro estaba el que tocaba la flauta, que era un hombre bajito excesivamente grueso, y de mirada viva y penetrante... Soplaba con gran brío y abría desmesuradamente los ojos... Hizo solo unos compases largos y arrastrados, a los que el maestro entornó los ojos con inmenso agrado y que la gente escuchó religiosamente... Un vejete sucio y harapiento que había cerca de mí exclamó mirándome: "Ese es el mejor músico de tos...; le viene por herencia, lo tiene en la masa de la sangre, ¿no se ha fijao usted?"... Me fijé en el pobre músico, y era causa de gran regocijo ver aquella bola de carne con ojos de ratón que movía con placer, y causaba gran extrañeza ver la flauta en sus manos. El instrumento galante y distinguido, ese tubo aristocrático y literario, hermano de la lira y la siringa, cuyo prestigio confirmó el siglo del encaje y del clavicordio estaba sostenido por unas manazas de piedra cubiertas de vello y arrugas que herían torpemente los registros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . La habanera no acababa nunca..... Las niñas la cantaban con una letra en que el sol, el lirio y la palma, rubia, salían a relucir...; los muchachos la silbaban con fuerza. . . . . . . . . . . . . . . . . .

Sentado en una silla y con las manos en los bolsillos, un pollo bien que desentonaba con el conjunto, contemplaba a la gente con gesto de idiotez y superioridad... Algunas muchachas se reían de verlo con los pelos laminados y una trincha apretándole la cintura...

Iba la tarde cayendo, paró la banda de tocar y el paseo se fue quedando desierto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Comenzó la campana de la iglesia a llamar al rosario . . . . . . . . . . . Tocó la banda otras cosas más, y la gente se fue retirando a sus casas... Las veletas estaban rojas por la luz del atardecer, lo demás estaba ya en sombra...

Empezaron a entrar en el pueblo los trabajadores, venían cansados y harapientos, andando pausadamente con las azadas al hombro y las cabezas bajas... Detrás de ellos llegaron los rebaños dulces y reposados, dejando estelas polvorientas al son de las esquilas..., y llegaron las piaras de mulas retozonas haciendo correr asustadas a las niñas, y los potrillos suaves y lanudos, que relinchaban presintiendo la cálida gratitud del establo... Todo el aire se llenó de esquilas y cencerros broncos de balidos y relinchos... Y por último, entraron en el pueblo los cerdos, dando feroces gruñidos y corriendo a sus casas seguidos de sus dueñas, que van detrás de ellos con un cuartillo relleno de habas o de maíz para fascinarlos y meterlos en las zahurdas... Otra vez quedó el pueblo en silencio... Por el paseo solitario cruzó el señor cura, que iba a los rezos de la tarde. Un niño pasó silbando con una alcuza en la mano.

Sobre unos tapiales blanquísimos con reflejo de crepúsculo muerto, se recortan los negros garabatos retorcidos de dos viejas que van devotamente a rezar el rosario..., y que al fin se hunden en la boca profunda de la puerta de la iglesia... En las casas preparan las cenas... Por una calle que da a los campos vienen lentamente dos vacas grandes, rubias y simpáticas, arrastrando sus tetas por el camino... Detrás dos niños las azuzan con varas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Luego se oye una guitarra y un piano viejo de la casa de un rico que dice a Czerny monótonamente.

Fin del relato
Saludos,

jueves, 25 de marzo de 2010

A beneficio de los intelectuales en paro

En nuestro peculiar viaje por los sellos con flautas hoy tenemos un ejemplar realmente original por la motivación que induce a su emisión.
Fechada en 1939, año tan aciago para España, Francia emite una serie de sellos a beneficio de los intelectuales parados. Dentro de la serie dos sellos dedicados a Claude Achille Debussy.

El motivo elegido, además del busto de Debussy, es una recreación faúnica, flauta incuida. ¿Porqué será? :-)


Saludos,

Maridaje

Esta entrada va de bienes colaterales. Hace tiempo que quería hacerla y el momento es hoy. Va dedicada a los pianistas acompañantes, que tanto pueden realzar el trabajo de un instrumento melódico como es la flauta. Una entrada pequeña, para un homenaje grande.

Hay una tendencia a la que me sumo de cambiar la nomenclatura de pianista acompañante por la de pianista colaborador.

José Sotorres, Antonio Arias y Diego Crespo al clave.

Salvo en las piezas escritas exclusivamente para flauta y piano (y aún en algunas de éstas), el piano carga en sus espaldas la labor de toda la orquesta, con la premisa de dejar a la flauta el papel sagrado del solista – más agudo, más rápido, mas fuerte -.

Los Caballeros del Traverso lo han sabido entender bien y Diego Crespo, sin ser un flautista, forma parte de la Orden.

Andrea ha tenido mucha suerte hasta ahora porque su primera pianista acompañante fue Mónica, que le ayudó a ganar su primer premio y a entrar en el Conservatorio y ahora trabaja con Palmerina Borges, que es todo un lujo y una garantía. Eso marcó una gran diferencia con la Escuela de Música.

Salvando todas las distancias, Emanuel Pahud, en su reciente gira de cámara por España venía flanqueado nada menos que por Trevor Pinnock.

Pahud con Pinnock en segundo plano desenfocado

El pianista colaborador por excelencia es, creo yo, el pianista americano Dalton Baldwin, el que hiciera pareja musical de referencia aún hoy con el barítono francés Gerard Souzay.

Os dejo este increíble registro sonoro del barítono francés y el pianista americano con el Nacht und Träume Op. 43 de Franz Schubert (1797-1828), con la indicación Sehr Langsam (Muy despacio) y en Si Mayor; una delicia,

Para los catalanoparlantes os dejo la entrevista que el flautista de pico, Joan Vives, le hizo hace bien poco en su programa Solistes, aquí.

Una entrada pues de homenaje a todos los pianistas que colaboran y envuelven a los flautistas.

Va por ustedes pianistas.

Saludos,

Impresiones y paisajes (1/2) - FGL

Con esta entrada y la próxima cerraremos el miniciclo que hemos dedicado a la obra de Lorca y la flauta. Las dos entradas están centradas en su fascinante Impresiones y Paisajes de 1918. La obra no es de las más conocidas pero es absolutamente recomendable. Absolutamente.

Está dedicada a un músico:

"A la venerada memoria de mi viejo maestro de música, que pasaba sus sarmentosas manos, que tanto habían pulsado pianos y escrito ritmos sobre el aire, por sus cabellos de plata crepuscular, con aire de galán enamorado y que sufría sus antiguas pasiones al conjuro de una sonata Beethoveniana. ¡Era un santo! "

La flauta aparece por primera vez cuando habla de su Granada.
El relato está estructurado en cinco partes:
  1. Amanecer de verano
  2. Albaicín
  3. Canéfora de pesadilla
  4. Sonidos
  5. Puestas de sol
  • a. Verano
  • b. Invierno
Nuestro tubo aparece en las partes 1 y 4, que reproduzco íntegramente:

I

Amanecer de verano

Los montes lejanos surgen con ondulaciones suaves de reptil. Las transparencias infinitamente cristalinas lo muestran todo en su mate esplendor. Las umbrías tienen noche en sus marañas y la ciudad va despojándose de sus velos perezosamente, dejando ver sus cúpulas y sus torres antiguas iluminadas por una luz suavemente dorada.

Las casas asoman sus caras de ojos vacíos entre el verdor, y las hierbas, y las amapolas y los pámpanos, danzan graciosos al son de la brisa solar.

Las sombras se van levantando y esfumando lánguidas, mientras en los aires hay un chirriar de ocarinas y flautas de caña por los pájaros.

En las distancias hay indecisiones de bruma y heliotropos de alamedas, y a veces entre la frescura matinal se oye un balar lejano en clave de fa.

Por el valle del Dauro, ungido de azul y de verde oscuro vuelan palomas campesinas, muy blancas y negras, para pararse sobre los álamos, o sobre macizos de flores amarillas.

Aún están dormidas las campanas graves, sólo algún esquilín albayzinero revolotea ingenuo junto a un ciprés.

Los juncos, las cañas, y las yedras olorosas, están inclinadas hacia el agua para besar al sol cuando se mire en ella...

El sol aparece casi sin brillo..., y en ese momento las sombras se levantan y se van..., la ciudad se tiñe de púrpura pálida, los montes se convierten en oro macizo, y los árboles adquieren brillos de apoteosis italiana.

Y todas las suavidades y palideces de azules indecisos se cambian en luminosidades espléndidas, y las torres antiguas de la Alhambra son luceros de luz roja..., las casas hieren con su blancura y las umbrías tornáronse verdes brillantísimos.

El sol de Andalucía comienza a cantar su canción de fuego que todas las cosas oyen con temor.

La luz es tan maravillosa y única que los pájaros al cruzar el aire son de metales raros, iris macizos, y ópalos rosa...

Los humos de la ciudad empiezan a salir cubriéndola de un incendio pesado..., el sol brilla y el cielo, antes puro y fresco, se vuelve blanco sucio. Un molino empieza su durmiente serenata... Algún gallo canta recordando al amanecer arrebolado, y las chicharras locas de la vega templan sus violines para emborracharse al mediodía.

IV

Sonidos

A María Luisa Egea. Bellísima, espléndida y genial... Con toda mi devoción

Desde los cubos de la Alhambra se ve el Albaizín con los patios, con galerías antiguas por las que pasan monjas. En las blancas paredes de los claustros están los vía crucis. Junto a las celosías románticas de los campaniles los cipreses mecen lánguidamente su masa olorosa y funeral... Son los patios soñadores y umbrosos...

En medio del gran acorde macizo del caserío los conventos ponen su ambiente de tristeza.

Es algo misterioso que atrae y fascina, la visión del Albaizín desde esta fortaleza y palacio de la media noche... Y el panorama, con ser tan espléndido y extraño, y tener esas voces potentes de romanticismo, no es lo que fascina. Lo que fascina es el sonido. Podría decirse que suenan todas las cosas... Que suena la luz, que suena el color, que suenan las formas.

En los parajes de intenso sonido como son las sierras, los bosques, las llanuras, la gama musical del paisaje tiene casi siempre el mismo acorde que domina a las demás modulaciones. En las faldas de la Sierra Nevada, hay unos recodos deliciosos de sonidos... Son unos sitios en donde de los declives macizos mana un sonido de perfume agreste melosamente acerado.

En los mismos bosques de pinos, entre el olor divino que exhalan, se oye el manso ruido del pinar, que son melodías de terciopelo aunque sople aire fortísimo, modulaciones mansas, cálidas, constantes..., pero siempre en la misma tesitura...

Eso es lo que no tiene Granada y la vega oídas desde la Alhambra. Cada hora del día tiene un sonido distinto. Son sinfonías de sonidos dulces lo que se oye... Y al contrario que los demás paisajes sonoros que he escuchado, este paisaje de la ciudad romántica modula sin cesar.

Tiene tonos menores y tonos mayores. Tiene melodías apasionadas y acordes solemnes de fría solemnidad... El sonido cambia con el color, por eso cabe decir que éste canta.

El ruido del Dauro es la armonía del paisaje. Es una flauta de inmensos acordes a la que los ambientes hicieran sonar. Desciende el aire con su gran monotonía cargado de aromas serranos y entra en la garganta del río, éste le da su sonido y lo entrecruza por las callejas del Albaizín por las que pasa rápido dando graves y agudos...; luego se extiende sobre la vega y al chocar con sus sones admirables y con las montañas lejanas y con las nubes, forma ese acorde de plata mayor que es como una inmensa nana que a todos nos duerme voluptuosamente... En las mañanas de sol hay alegrías de música romántica en la garganta del Dauro. Podría decirse que canta en tono mayor el paisaje... Hay mil voces de campanas que suenan de muy distinta manera.

Algunas veces claman en tono grave las campanas sonoras de la Catedral, que llenan los espacios con sus ondas musicales... Éstas se callan y entonces les contestan varios campanarios albaizineros que se contrapuntan espléndidamente. Unas campanas vuelan como locas derramando pasión bronceada hasta fundirse a veces con el sonido del aire en un hipar anhelante... Otras, viriles, fugan sus sonidos con las lejanías..., y una más reposada y devotamente, llena de unción sacerdotal llama a rezar muy despacio, con aire cansado, con la filosofía de la resignación... Las otras campanas que volaban locas de apasionada alegría se callan de repente pero la campana reposada sigue con aire de reproche..., ella es la vieja que reza..., y riñe a las jóvenes por sus anhelos que nunca tendrán realidad... Seguramente aquellas campanas que habían sonado como locas de entusiasmo hasta morirse de sonido, las habían echado a volar, o los acólitos traviesos de las parroquias..., o las novicias juguetonas y asustadizas de algún convento, que tienen ansia de reír, de cantar..., y es casi cierto que esta campana que llama a rezar quejumbrosamente la tañe algún viejo sacristán lleno de manchas de cera..., o alguna monja que la muerte olvidó, que espera en el convento la herida de la guadañadora... Hay silencios magníficos en que canta el paisaje... Después claman otra vez las campanas de la Catedral, las otras glosan lo que dijo la maestra..., y como final de sinfonía hay un gracioso e infantil ritornello de esquilín..., que después de su melodía agudísima se va apagando poco a poco en un morendo delicado, como no queriendo terminar..., hasta que acaba en una nota rozada que apenas se oye. ¡Son magníficas, son maravillosas, son espléndidas y múltiples las sinfonías de campanas en Granada!

La noche tiene brillantez mágica de sonidos desde este torreón. Si hay luna, es un marco vago de sensualidad abismática lo que invade los acordes. Si no hay luna..., es una melodía fantástica y única lo que canta el río..., pero la modulación original y sentida en que el color revela las expresiones musicales más perdidas y esfumadas, es el crepúsculo... Ya se ha estado preparando el ambiente desde que la tarde media. Las sombras han ido cubriendo la hoguera alhambrina... La vega está aplanada y silenciosa. El sol se oculta y del monte nacen cascadas infinitas de colores musicales que se precipitan aterciopeladamente sobre la ciudad y la sierra y se funde el color musical con las ondas sonoras... Todo suena a melodía, a tristeza antigua, a llanto.

Resbala una pena dolorosa e irremediable sobre el caserío albaizinero y sobre los soberbios declives rojos y verdes de la Alhambra y Generalife..., y va cambiando sin cesar el color y con el color cambia el sonido... Hay sonidos rosa, sonidos rojos, sonidos amarillos y sonidos imposibles de sonido y color... Después hay un gran acorde azul..., y empieza la sinfonía nocturna de las campanas. Es distinta de la de la mañana. El apasionamiento tiene gran tristeza... Casi todas, suenan cansadas, llamando al rosario... Canta muy fuerte el río. Las luces parpadeantes de las callejas albaizineras, ponen temblores dorados en las negruras de los cipreses... Lanza la Vela su histórica canción... En las torres, se ven lucecillas miedosas que alumbran a los campaneros...

Silba el tren a lo lejos.

Saludos,

Convención 2010 - XVII - Elvira revisited

En nuestra entrada de hoy sobre la Convención vamos a rehacer el enlace a nuestro protagonista, que ya está en el galería de flautistas españoles, pero lo vamos a enlazar a esta entrada que esperamos complete las otras cuatro que tiene en el blog y que son éstas:

De este modo, desde aquí podremos tener una visión global de todo lo publicado hasta el momento.

Él estará el día de clausura de la convención, a las 16:30, con su personal flauta prónomo. Esto será un aperitivo para los que el fin de semana siguiente están con él en el curso/encuentro que va a impartir en “Maese Pedro” de Marques de Cubas, en Madrid, según la entrada que ya hicimos y enlazado un poco más arriba.



La práctica totalidad de los datos de esta entrada, y casi la redacción de la misma se ha extraído del espacio en MySpace del artista, cuyo enlace tenéis en el título.

Nuestro protagonista de hoy es, de nuevo

Julián Elvira


Julián López Elvira es de la cosecha de 1973,. Realiza su formación superior en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. En 1996, llevado por su interés en la puesta en escena y las prácticas más actuales, viaja a Budapest para realizar un postgrado-master en acústica de la flauta, enfocado en las nuevas tendencias y performances en la Corvin University de la capital Húngara, Budapest.

En Hungría conoce a Istvan Matuz, creador de la teoría Complex. La propuesta teórica de Matuz le interesa a Elvira y decide dedicarse a su estudio y materialización, con el fin construir una flauta con todas esas posibilidades sonoras. Durante más de diez años se dedica al desarrollo de la flauta definitiva: la flauta Prónomo. La flauta Prónomo logra en 2009 su forma más completa, gracias al trabajo del constructor de flautas británico Stephen Wessel. Este instrumento único de producción propia, creado siguiendo el planteamiento de su maestro, es un paso más en la evolución de la flauta travesera desde los tiempos de Theobald Böhm.

Además, Julián Elvira destaca como intérprete con versatilidad y virtuosismo. En 2004 interpreta el ciclo completo Carceri D’Invencione de Brian Ferneyhough, siendo el primer flautista en interpretar íntegramente este ciclo dentro y fuera de España. Desde 1997 compagina su actividad en la Banda Sinfónica de Madrid con la creación y la investigación musical, con énfasis en los sonidos de las flautas del mundo, la música electrónica, la improvisación y la vanguardia.


En su repertorio como intérprete podemos ver nombres como: Guerrero, Donatoni, Berio, Polonio, Posadas, Rueda, Canco López, Sotelo, Villanueva, Arias, Sánchez-Verdú, Durán-Loriga, Halffter, Varese, Sciarrino, Bussotti y Ferneyhough, entre otros. Justamente del británico Brian JP Ferneyhough- el del fascinante Sueño de Casandra-, os proponemos este vídeo mostrando la maestría de Elvira con las técnicas contemporáneas de flauta.

La peculiaridad de su trabajo ha atraído la atención de diferentes compositores demandando su presencia y recursos en diversas producciones: La Raya en el Agua de José Luís Turina en 1997; Fragmento de Orfeo de Jesús Rueda, Bienal de Música de Venecia de 2005; Sodom de Eduardo Costa, presentado en diversos festivales en España. Es invitado con regularidad a diversos festivales, fuera y dentro de España.

En su faceta de compositor-intérprete produce Expiral (1998), Ira (2002) y 2018. Todas estas obras son trabajos multidisciplinares que surgen de la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías y estructuras. En esta línea, pero con una mirada y atención en los más jóvenes, crea Tubocatessen (2004) que sigue presentando en la actualidad.

Compagina sus facetas de intérprete, investigador y creador, con diversas acciones formativas sobre la flauta travesera y de la flauta Prónomo en diversas ciudades del mundo. En 2009, su proyecto 3.1 Culturas, lo lleva a Japón donde ha compartido y estudiado con el maestro de Shakuhachi, Teruhisa Fukuda. Posteriormente a Siria, donde trabaja con el intérprete de Ney, el profesor Moslem Rahal. Por último, está en capilla para ir a India donde estudiará la tradición hindustaní y oriya presente en el Bansury con el prestigioso músico Pandit Ronu Majundar.

3.1 Culturas ya se ha presentando en varios festivales de España y espera viajar a varias ciudades de Europa y América.

Como ya hemos comentado con su curso inminente, Julián Elvira imparte clases regulares en la Academia de Música "Maese Pedro" en Madrid y dentro de los cursos propuestos por la Universidad Complutense en la capital del reino.

Una vez dicho esto podemos decir que Abril será el mes de disfrutar en Madrid con Elvira, primero en la Convención y luego en su curso. Bueno para ser exactos a partir del 11 de Abril, ya que 4 días antes tendríais que viajar a Nueva Delhi para escucharle en el Instituto Cervantes de la India.

Saludos,

miércoles, 24 de marzo de 2010

Cuba, Perú y un Cóndor que pasaba por allí

El sello que os propongo hoy está emitido en la isla de Cuba en 1991 pero le rinde homenaje al compositor peruano Daniel Alomía Robles (1871-1942).

Tal vez no os suene el nombre pero seguro que conocéis la pieza "El Cóndor Pasa", que popularizaron Simon & Garfunkel con su propia versión. Originariamente formaba parte de una zarzuela peruana de Alomía.


En el sello está la quena, la flauta andina típica de Perú y Bolivia. Si queréis saber más y ver fotografías, aquí.

Nada, no puedo evitar poner la versión de El Cóndor Pasa de S&G y la letra; vaya días que llevo con la parejita.... No sé si la flauta es una quena


I'd rather be a sparrow than a snail.
Yes I would,
If I could,
I surely would.

I'd rather be a hammer than a nail.
Yes I would,
If I only could,
I surely would.

CHORUS
Away, I'd rather sail away
Like a swan that's here and gone
A man gets tied up to the ground
He gives the world
Its saddest sound,
Its saddest sound.

I'd rather be a forest than a street.
Yes I would.
If I could,
I surely woud.

I'd rather feel the earth beneath my feet,
Yes I would.
If I only could,
I surely would.

Saludos,

La zapatera prodigiosa - FGL

Seguimos con Federico García Lorca. Hoy con otra de sus piezas teatrales, La Zapatera prodigiosa de 1930.
La flauta no sólo aparece en el texto sino que Lorca da instrucciones para que sea tocada junto con una guitarra interpretando una polca. Esto ocurre en el primer acto de la obra, en casa del zapatero, con la zapatera vistiendo un traje "verde rabioso", el pelo tirante y adornado con dos grandes rosas.
Os pongo sólo un fragmento.

Inicio del fragmento

ALCALDE (riéndose) Recapacita lo que has dicho que vas a hacer; tú eres capaz de hacerlo, y no seas tonto. Es una lástima que un hombre como tú no tenga el carácter que debías tener. (Por la puerta de la izquierda aparece la Zapatera echándose polvos con una polvera rosa y limpiándose las cejas.)

ZAPATERA Buenas tardes.

ALCALDE Muy buenas. (Al zapatero): Como guapa, es guapísima.

ZAPATERO ¿Usted cree?

ALCALDE Qué rosas tan bien puestas lleva usted en el pelo y, ¡qué bien huelen!

ZAPATERA Muchas que tiene usted en los balcones de su casa.

ALCALDE Efectivamente. ¿Le gustan a usted las flores?

ZAPATERA ¿A mí. . .? ¡Ay, me encantan! Hasta en el tejado pondría yo macetas, en la puerta, por las paredes. Pero a éste ... a ése ... no le gustan. Claro, toda la vida haciendo botas, ¡qué quiere usted! (Se sienta en la ventana.) Y buenas tardes. (Mira la calle y coquetea).

ZAPATERO ¿Lo ve usted?

ALCALDE Un poco ... pero es una mujer guapísima. ¡Qué cintura tan ideal!

ZAPATERO No la conoce usted.

ALCALDE ¡Pscch! (Saliendo majestuosamente): ¡Hasta mañana! Y a ver si se despeja esa cabeza. ¡A descansar, niña! ¡Qué lástima de talle! (Vase mirando a 1a Zapatera.) ¡Porque, vamos! ¡Y hay que ver qué ondas en el pelo! (Sale.)

ZAPATERO (cantando)

Si tu madre tiene un rey,

la baraja tiene cuatro;

rey de oros, rey de copas,

rey de espadas, rey de bastos

(La Zapatera coge una silla y sentada en una ventana empieza a darle vueltas.)

ZAPATERO (cogiendo otra silla y dándole vueltas en sentido contrario) Si sabes que tengo esa superstición, y para mi esto es como si me dieras un tiro, ¿por qué lo haces?

ZAPATERA (soltando la silla) ¿Qué he hecho yo? ¿No te digo que no me dejas ni moverme?

ZAPATERO Ya estoy harto de explicarte... pero es inútil (Va a hacer mutis pero la Zapatera empieza otra vez y el Zapatero viene corriendo desde la puerta da y da vueltas a su silla.) ¿Por qué no me dejas marchar mujer?

ZAPATERA ¡Jesús!, pero si lo que yo estoy desando es que te vayas.

ZAPATERO ¡Pues déjame!

ZAPATERA (enfurecida) Pues vete! (Fuera se oye una flauta acompañada de guitarra que toca una polquita antigua con el ritmo cómicamente acusado. La Zapatera empieza a llevar el compás con la cabeza y el Zapatero huye por la izquierda.)

ZAPATERA ( cantando) Larán... larán.. . A mi, es que la flauta me ha gustado siempre mucho... Yo siempre he tenido delirio por ella ... Casi se me saltan las lágrimas... ¡Qué primor! Larán, larán... Oye ... Me gustaría que él la oyera ... (Se levanta y se pone a bailar como si lo hiciera con novios imaginarios.) ¡Ay, Emiliano! Qué cintillos tan preciosos llevas ... No, no ... Me da vergüencilla... Pero, José María, ¿no ves que nos están viendo? Coge un pañuelo, que no quiero que me manches el vestido. A ti te quiero, a ti... ¡Ah, sí!... mañana que traigas la jaca blanca, la que a mí me gusta. (Ríe. Cesa la música.) ¡Qué mala sombra! Esto es dejar a una con la miel en los labios ... Qué ...

(Aparece en la ventana Don Mirlo. Viste de negro, frac y pantalón corto. Le tiembla la voz y mueve la cabeza como un muñeco de alambre.)

MIRLO ¡Chisssssss !

ZAPATERA (Sin mirar y vuelta de espalda a la ventana) Pin, pin, pio, pío, pío.

MIRLO (acercándose mas) ¡Chiss! Zapaterilla blanca, como el corazón de las almendras, pero amargosilla también. Zapaterita ... junco de oro encendido ... Zapaterita, bella otero de mi corazón.

ZAPATERA Cuánta cosa, don Mirlo; a mí me parecía imposible que los pajarracos hablaran. Pero si anda por ahí revoloteando un mirlo negro, negro y viejo... sepa que yo no puedo oírle cantar hasta más tarde... pin, pío, pío, pío, pío.

MIRLO Cuando las sombras crepusculares invadan con sus tenues velos el mundo y la vía pública se halle libre de transeúntes, volveré. (Toma rapé y estornuda sobre el cuello de la Zapatera.)

ZAPATERA (volviéndose airada y pegando a Don Mirlo, que tiembla ) Aaaay. (Con cara de asco): ¡Y aunque no vuelvas indecente! Mirlo de alambre, garabato de candil. Corre, corre... ¿Se habrá visto? ¡Mira que estornudar! ¡Vaya mucho con Dios! ¡Qué asco!

(En la ventana se para el Mozo de la faja. Tiene el sombrero plano echado a la cara y da pruebas de gran pesadumbre.)

MOZO ¿Se toma el fresco, zapaterita?

ZAPATERA Exactamente igual que usted.

MOZO Y siempre sola... ¡Qué lastima!

ZAPATERA (Agria) ¿Y por qué, lástima ?

MOZO Una mujer como usted, con ese pelo y esa pechera tan hermosísima...

ZAPATERA (mas agria) Pero, ¿por qué lástima?

MOZO Porque usted es digna de estar pintada en las tarjetas postales y no aquí . .. este portalillo.

ZAPATERA ¿Sí?... A mí las tarjetas postales me gustan mucho, sobre todo las de novios que se van de viaje...

MOZO ¡Ay, zapaterita, qué calentura tengo! (Siguen hablando.)

Fin del Fragmento

Saludos,