Calendario

viernes, 19 de marzo de 2010

Liechtenstein y la flauta II



Completando la entrada de ayer os propongo esta serie del pequeño país centroeuropeo recreando algunas de las grandes obras de la música.

La flauta aparece en tres sellos de la serie. En la Flauta Mágica de Mozart en forma de flauta de pan y Beethoven con su Pastoral y Mendelssohn con su Sueño de una noche de Verano.






Saludos,

jueves, 18 de marzo de 2010

Los sellos de Liechtenstein y la flauta

Una nueva entrega de los sellos y la flauta. Esta vez nos iremos al pequeño país entre Suiza y Austria.

Dos series distintas. Por una parte los sellos emitidos en el año internacional de la música -1985-, con escenas alegóricas

y por otra la divertida serie de 2007 con 4 sellos, Crescendo, Allegro, Capriccio y Con fuoco.

Saludos,

Las hazañas juveniles - Theobald Böhm


El título es intencionadamente ambiguo. Aunque la noticia ya se ha extendido a lo largo de la comunidad flautística, es de rigor hacernos eco.

Dasí flautas ha organizado la primera edición de un concurso que lleva en nombre del inventor de los mecanismos que han llevado a la flauta a tener la amplitud de registro actual.

Sobre el mentado Böhm ya hablamos en su día, así que nada más que añadir. Nos centraremos en las características del certamen que inicia su andadura en este año que para la flauta se va pareciendo al Año de las Maravillas.

Dasí ha creado un espacio en la web para el concurso, que tenéis enlazado en el título de la entrada y en el que están todas las peculiaridades de la competición.


No obstante, haremos un pequeño resumen:

  • No es apto para mayores de 13 años, bien por Dasí en su idea de premiar a los jóvenes talentos.
  • Se celebra acabado el curso escolar, el dos de Julio.
  • La ciudad elegida es, lógicamente, la capital del Turia, Valencia, que para entonces ya no estará invadida por las fallas como lo está hoy...
  • Con buen criterio por la edad de los aspirantes, sólo habrá una fase, no eliminatoria, lo que sin duda ayudará a los nervios de los participantes.
  • En materia de premios tenemos un premio principal que es una flauta de estudio Trevor James y un accésit con un kit de productos muy útiles.
  • Para los progenitores, la participación tiene una tasa de inscripción de 45 euros.
  • La organización proporciona pianista acompañanate, si lo queréis, y los ensayos serían el día antes.
  • La obra única que hay que preparar es del flautista, arreglista y compositor valenciano Juan Carlos García Simón, y se llama Tizona. La podéis conseguir, por supuesto, en Dasí, con el número de catálogo 05-00837 por 12 euros.
Espero que todos los benjamines os animéis a participar. Que gane el mejor y con menos nervios.

Saludos,

Misterio Desvelado

A veces los misterios más insondables se nos revelan de forma inesperada. Hace unos cuantos años, en la gruta del Qumrán, a orillas del Mar Muerto se hallaron unos manuscritos que dieron muchísima luz a los escritos judaicos y, por extensión, cristianos.

En 1799 un capitán gabacho, de las tropas de Napoleón, descubrió en la localidad de Raschid, también conocida como Rosetta, una piedra que sería angular para la comprensión de la escritura jeroglífica.

En 2010 ha sido hallado un pergamino que permite dar luz a uno de los misterios que envuelve a la prodigiosa Orden de los Caballeros del Traverso. Se trata de la misteriosa dama que sirve de inspiración y es mentada cada vez que se toma juramento por parte del Gran Maestre Claudi Arimany a los nuevos caballeros.

No seré yo el que ose quitar o poner texto a tamaño documento, seré mero comunicador del contenido del mismo.

Tras consultar con fuentes de indudable veracidad y prestigio situaremos la acción en los albores de la formación de la ya mítica orden de Caballería.

Estaba el portentoso Caballero Arquero difundiendo sus conocimientos en una aldea de la costa cántabra cuando el también presente Caballero Escribano (por aquel entonces aun no profesaban en la Orden), tuvo una epifanía milagrosa en forma de halcón volador. De tal punto de partida, y desafiando cualquier interpretación heráldica previa, surgió la catártica visión del elemento femenino en el escudo de los Caballeros. La pregunta más obvia surge de inmediato, ¿Está basada la figura en un personaje real o se trata de una quimera a lo Becquer? … cendal flotante de leve bruma, rizada cinta de blanca espuma, rumor sonoro de arpa de oro, beso del aura, onda de luz… Sombra aérea que cuantas veces voy a tocarte te desvaneces, como la llama, como el sonido, como la niebla, como el gemido del lago azul…

El misterio se ha mantenido intacto a través de los tiempos hasta que han llegado los fragmentos de este texto.

“…Ella nació a la vida de los Caballeros en una tarde del mes de julio en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme

“Lady Halcón estudió Derecho y luego la vida la llevó a estudiar también marketing y protocolo (es Experto Universitario en Protocolo y Ceremonial por la Universidad Miguel Hernández de Elche). Además también lo es en Heráldica y Vexilología, de ahí los conocimientos para el escudo, el juramento y los demás detalles en los que ha colaborado. “

“Unida a su formación académica, la Vida tras la universidad, encaminó sus pasos de lleno al mundo de la comunicación donde ha hecho de casi todo: artículos en prensa escrita, radio, gabinetes de comunicación, Directora de los Premios Luis del Olmo de Periodismo, directora de comunicación de varias empresas… y desde hace unos 7 años trabaja en Televisión, dirigiendo y presentando un programa en Tele Alicante, además de dirigir otros programas para diferentes cadenas (Canal Viajar, ETB, TVCYL, etc.). Tiene en sus nobles espaldas más de 1500 entrevistas en televisión, además de reportajes y experiencias de todo tipo dentro del maravilloso mundo de la comunicación. La podréis ver con toreros, cantantes, grandes cocineros, músicos…o volando en parapente, así es ella…siempre amada y amando…”

“ El ser rubia ha marcado también su carácter debiendo demostrar que “las ru- las ru- las rubias no son tontas”. Tuvo la fortuna de amar la música y de poder aunar su amor por el rock y el pop con el maravilloso descubrimiento de “la clásica” a la que se ha entregado con pasión, pues sólo con pasión sabe amar…”

“Es una mujer agradecida profundamente a la Vida , a Dios y que no conoce enemigo alguno, pues es estandarte absoluto en su vida, la bondad y el amor como bandera. Está firmemente protegida por Los Caballeros del Traverso, quienes año tras año le Juran lealtad y por ello una vez más da las Gracias a Dios.”

Así pues, la figura del halcón que aparece en el escudo de la Muy Real e Ilustre Orden de los Caballeros del Traverso tiene su inspiración en un ser de carne y hueso, según se deduce de los documentos que han llegado a nuestra manos.

El ponerle nombre con todos los detalles que se aportan no ha sido difícil y podemos afirmar que la figura corresponde a Doña Teresa Rico Llorca.

¡¡Consumatum est!!, las cortinas del templo se han rasgado y los mortales tenemos acceso al tabernáculo del Conocimiento.

Verecundia, Prudentia et Honos

Larga vida a los Caballeros del Traverso!!

Saludos,

El conde de Montecristo y la flauta

En nuestro pequeño rincón literario vamos a dar un descanso a Lorca y a introducir uno de los grandes monstruos de la novela de aventuras.
El Conde de Montecristo, de Alejandro dumas padre (1802-1870)
Basado en una historia real, recrea la venganza de Edmundo Dantés al ser enviado injustamente a prisión por un rival de amores. Logra escapar de la cárcel con la información de la localización de un tesoro y ejecuta su venganza. Por cierto, la dama que arma todo el lío era catalana, Mercè Herrera. Casada con el rival traidor, tiene un hijo, Alberto, que es el que protagoniza el capítulo en el que aparece citada fugazmente la flauta.
Es el capítulo 17 y final de la segunda parte del Libro. Lo pongo completo; fijaos en la portentosa descripción del entorno de los protagonistas.

Los invitados

En la casa de la calle de Helder, donde Alberto de Morcef había citado en Roma al conde de Montecristo, todo se preparaba para hacer honor a la palabra del joven.

Alberto de Morcef ocupaba un pabellón situado en el ángulo de un gran patio y frente a otro edificio, dos ventanas daban a la calle, las otras tres al patio y otras dos al jardín.

Entre el patio y el jardín se elevaba, construida con el mal gusto de la arquitectura imperial, la habitación vasta y cómoda del conde y la condesa de Morcef.

Toda la propiedad estaba rodeada por una gran pared con pilastras, y en ellas jarrones de flores, interrumpida en su centro por una gran reja dorada que servía para las entradas que requerían aparato; una puerta pequeña, casi pegada al cuarto del portero, daba paso a los que entraban y salían a pie.

En esta elección del pabellón destinado a la habitación de Alberto adivinábase la delicada prevención de una madre que, sin querer separarse de su hijo, había comprendido al mismo tiempo que un joven de la edad del vizconde necesitaba de toda su libertad. Conocíase también por otro lado, preciso es decirlo, el inteligente egoísmo del joven, amante de la vida libre y ociosa, de los hijos de familia.

Por las ventanas que daban a la calle podía hacer sus reconocimientos. Las vistas al exterior son tan necesarias a los jóvenes, que quieren siempre ver al mundo atravesar por su horizonte, aunque este horizonte no sea más que la calle. Hecho un reconocimiento, si merecía examen más profundo para entregarse 'a sus pesquisas, podía salir por una puertecita situada frente a la que hemos mencionado, junto al cuarto del portero, y que merece una descripción particular.

Era una puertecita, al parecer olvidada de todo el mundo desde que se hizo la casa y que cualquiera supondría condenada para siempre, ¡tan sucia y cubierta de polvo estaba!, pero cuya cerradura y goznes, cuidadosamente untados en aceite, anunciaban una práctica misteriosa y continua. Esta puertecita, como hemos dicho, hacía juego con otras dos y se burlaba del portero, abriéndose como la famosa puerta de la caverna de las Mil y una noches, como el Sésamo encantado de Alí-Babá, por medio de algunas palabras cabalísticas o de algunos golpecitos convenidos, pronunciadas por una dulce voz o dados por los dedos más lindos del mundo.

Al extremo de un corredor largo y pacífico, con el cual comunicaba esta puerta, y que hacía las veces de antesala, estaban a la derecha el comedor, que daba al patio, y a la izquierda el saloncito que daba al jardín. Plantas de enredaderas que crecían delante de la ventana, ocultaban al patio y al jardín el interior de estas dos piezas, únicas en el piso bajo donde pudiesen penetrar las miradas indiscretas.

En el principal, en vez de dos, las piezas eran tres: un salón, una alcoba y un gabinete. El gabinete del principal estaba al lado de la alcoba, y por una puerta invisible comunicaba con la escalera. Como vemos, estaban bien tomadas todas las medidas de precaución.

Encima de este piso principal había un vasto taller que ampliaron echando abajo los tabiques, pandemonio en que el artista disputaba al dandy. Allí se refugiaban y confundían todos los caprichos sucesivos de Alberto; los cuernos de caza, las flautas, los violines, una orquesta completa, pues Alberto había tenido por un instante, no la afición, sino el capricho de la música; los caballetes, los pasteles, ya que al capricho de la música había seguido el de la pintura; en fin, los floretes, los guantes del pugilato, las espadas y los bastones de todas clases, porque siguiendo las tradiciones de los jóvenes a la moda de la época a que hemos llegado, Alberto de Morcef cultivaba con una perseverancia infinitamente superior a la que había tenido con la pintura y la música, las tres artes que completan la educación leonina: la esgrima, el pugilato y el palo, y recibía sucesivamente en esta pieza destinada a todos los ejercicios corporales, a Grisier, Coolas y Carlos Lecour.

Los otros muebles de esta pieza privilegiada eran antiguos cofres y mesas del tiempo de Francisco I, chineros llenos de porcelana, de vasos del Japón, jarrones de Lucca de la Robbia y platos de Bernard y de Palissy, antiguos sillones donde quizá se habrían sentado Enrique IV, Luis XIII o Richelieu, porque dos de ellos con un escudo esculpido, donde brillaban sobre el azul las tres flores de lis de Francia, encima de las cuales había una corona real, forzosamente habían salido de los guardamuebles del Louvre, o de algún palacio real. Sobre estos sillones, de fondos sombríos y severos, estaban esparcidas en profusión ricas telas de vivos colores, teñidas al sol de Persia, o hechas por las mujeres de Calcuta y de Chandernagor. Se ignora lo que hacían allí estas telas; esperaban sin duda, recreando la vista, un destino desconocido a su propietario, y mientras la estancia con sus sedosos y dorados reflejos.

En lugar preferente se elevaba un piano, construido por Roller y Blanchet, de madera de rosa, que contenía una orquesta en su estrecha y sonora cavidad, y que gemía bajo las obras de Beethoven, de Weber, de Mozart, Haydn, Gretry y Porpora.

Además, en la pared, en el techo, en las puertas, había suspendidos puñales, espadas, lanzas, corazas, hachas, armaduras completas damasquinadas, pájaros disecados abriendo para un vuelo inmóvil sus alas color de fuego y su pico que jamás se cerraba. Faltaba decir que esta pieza era la predilecta de Alberto de Morcef.

Sin embargo, el día de la cita, el joven, vestido de media toilette, había establecido su cuartel en el saloncito del piso bajo. Allí, sobre una mesa, había todos los excelentes tabacos conocidos, desde el de Petersburgo hasta el negro de Sinaí. Al lado de éstos, en cajas de maderas odoríferas, estaban dispuestos por orden de tamaños y de calidad los puros, los de regalía, los habanos, y los manileños. En fin, en un armario abierto, una colección de pipas alemanas, con boquillas de ámbar, adornadas de coral, a incrustadas de oro, con largos tubos de tafilete arrollados como serpientes, aguardaban el capricho o la simpatía de los fumadores. Alberto había presidido el arreglo o más bien el desorden simétrico que gustan tanto de contemplar después del café los convidados de un almuerzo moderno, al través del vapor que se escapa de su boca, y que sube hasta el techo en largas y caprichosas volutas.

A las diez menos cuarto entró un criado. Venía con un pequeño groom de quince años, que no hablaba más que inglés, y que respondía alnombre de Juan.

El criado, que se llamaba Germán, y que gozaba de la entera confianza de su joven amo, llevaba en la mano unos periódicos, que depositó sobre la mesa, y un paquete de cartas que entregó a Alberto.

Alberto echó una mirada distraída sobre estos diferentes objetos, tomó dos cartas de papel satinado y perfumado, las abrió y leyó con cierta atención.

-¿Como han venido estas cartas? -inquirió.

-La una por el correo, la otra la ha traído el criado de madame Danglars.

-Decid a madame Danglars que acepto el lugar que me ofrece en su palco... Esperad..., a eso de

mediodía pasaréis a casa de Rosa, le diréis que iré, como me ha invitado, a cenar con ella al salir de la ópera, y le llevaréis seis botellas de vinos de Chipre, de Jerez, de Málaga, y un barril de ostras de Ostende... compradlas en casa de Borrel, y sobre todo, decid que son para mí.

-¿A qué hora queréis ser servido?

-¿Qué hora es?

-Las diez menos cuarto.

-Entonces, servidnos para las diez y media en punto. Debray tendrá que ir a su ministerio... Y por otra parte... -Alberto miró a su cartera-. Sí, ésa es la hora que indiqué al conde; el 21 de mayo, a las diez y media de la mañana, y aunque no cuente con su promesa, quiero ser puntual. A propósito, ¿sabéis si se ha levantado la señora condesa?

-Si quiere el señor vizconde, puedo informarme.

-Sí, sí; le pediréis una de sus cajas de licores, la mía está incompleta, y le diréis que tendré el honor de pasar a su cuarto a eso de las tres, y que le pido permiso para presentarle una persona.

El criado salió. Alberto se echó en un diván, rasgó la faja de dos o tres periódicos, miró los teatros, hizo un gesto al ver que representaban una ópera y no un ballet, buscó en vano en los anuncios de perfumería cierta agua para los dientes de que le habían hablado, y tiró uno tras otro, los periódicos, murmurando en medio de un prolongado bostezo:

-Realmente estos periódicos están cada vez más insípidos.

En este momento un carruaje ligero se detuvo delante de la puerta, y un instante después el criado entró para anunciar al señor Luciano Debray.

Un joven alto, rubio, de ojos grises y mirada penetrante, de labios delgados y pálidos, con un frac azul con botones de oro, corbata blanca, lente de concha, suspendido al cuello por una cinta de seda negra, y que por un esfuerzo del músculo superciliar lanzaba miradas profundas y fijas, entró sin sonreír, sin hablar, y con un aire medio oficial.

-Buenos días, Luciano -dijo Alberto-. ¡Ah!, me asombra vuestra puntualidad! ¿Qué digo? ¡Puntualidad! ¡Yo que os esperaba el último, y llegáis a las diez menos cinco minutos, cuando la cita era a las diez y media! ¡Esto es milagroso! ¿Ha caído el ministerio?

-No, querido -repuso el joven incrustándose en el diván-, tranquilizaos. Vacilamos siempre, pero nunca caemos, y empiezo a creer que pasamos buenamente a la inamovilidad, sin contar con que los asuntos de la Península nos van a consolidar completamente.

-¡Ah!, sí, es verdad; arrojáis de España a don Carlos.

-No, querido, no nos confundamos, le traemos del otro lado de la frontera de Francia, y le ofrecemos una hospitalidad real en Bourges.

-¿En Bourges?

-Sí; no tendrá motivos de queja, ¡qué demonio! Bourges es la capital de Carlos VII. ¿Cómo es que no sabíais esto? Todo el mundo lo sabe desde ayer en París, y anteayer la cosa marchaba bien en la bolsa, porque el señor Danglars, no sé cómo se entera ese hombre de las noticias al mismo tiempo que nosotros, jugó a la alza y ha ganado un millón.

-Y vos una nueva cinta, según parece.

-¡Psch!, me han enviado la placa de Carlos III -respondió sencillamente Debray.

-Vamos, no os hagáis el indiferente y confesad que la noticia os habrá complacido.

-Sí; a fe mía, una placa siempre cae bien sobre un frac negro abotonado, es elegante.

-Y -dijo Morcef, sonriendo -se tiene el aire de un príncipe de Gales o de un duque de Reichstadt.

-Por eso me veis tan de mañana, querido.

-¿Porque tenéis la placa de Carlos III y queríais anunciarme esta buena noticia?

-No; porque he pasado la noche redactando veinticinco despachos diplomáticos. De vuelta a mi casa quise dormir, pero me dio un fuerte dolor de cabeza y me levanté para montar una hora a caballo. En Boulogne me avisaron de tal modo el hambre y el aburrimiento, que me acordé que hoy dabais un almuerzo, y aquí me tenéis; tengo hambre, dadme de comer; me fastidio, distraedme.

-Ese es mi deber de anfitrión, querido amigo -dijo Alberto llamando al criado, mientras Luciano hacía saltar los periódicos con el extremo de su bastón de puño de oro incrustado de turquesas-. Germán, jerez y bizcochos. Entretanto, querido Luciano, aquí tenéis cigarros de contrabando, os invito a que los probéis, y también podréis decir a vuestro ministro que nos venda como éstos en lugar de esa especie de hojas de nogal que condena a fumar a los buenos ciudadanos.

-¡Diablo! Yo me guardaría muy bien de hacerlo. Desde el momento en que os viniesen del gobierno os parecerían detestables. Por lo demás, eso no corresponde al Interior, sino a Hacienda; dirigíos a míster Human, corredor A., número 26.

-En verdad -dijo Alberto-, me asombráis con la profusión de vuestros conocimientos. ¡Pero tomad un cigarro!

-¡Ah, querido vizconde! -dijo Luciano encendiendo un habano en una bujía de color de rosa que ardía en un candelero sobredorado y recostándose en el diván-. ¡Ah!, querido vizconde! ¡Qué feliz sois en no tener nada que hacer! En verdad, no conocéis vuestra felicidad.

-¿Y qué es lo que haríais, mi querido pacificador de reinos -repuso Morcef con ligera ironía-, si no hicieseis nada? ¡Cómo! Secretario particular de un ministro, lanzado a la vez en el mundo europeo y en las intrigas de París, teniendo reyes, y mucho mejor aún, reinas que proteger, partidos que reunir, elecciones que dirigir, haciendo con vuestra pluma y vuestro telégrafo, desde vuestro gabinete, más que Napoleón en sus campos de batalla con su espada y sus victorias, poseyendo veinticinco mil libras de renta, un caballo por el que ChateauRenaud os ha ofrecido cuatrocientos luises, un sastre que no os falta en un pantalón, teniendo asiento en la Opera, Jockey Club y el teatro de Variedades, ¿no halláis con todo eso con qué distraeros? Pues bien, yo os distraeré.

-¿Cómo?

-Haciendo que conozcáis a una persona.

-¿Hombre o mujer?

-Hombre.

-¡Ya conozco demasiados!

-¡Pero no conocéis al hombre de que os hablo!

-¿De dónde viene? ¿Del otro extremo del mundo?

-De más lejos tal vez.

-¡Diablo! Espero que no se lleve nuestro almuerzo.

-No, nuestro almuerzo está seguro. ¿Pero tenéis hambre?

-Sí; lo confieso, por humillante que sea el decirlo. Pero ayer he comido en casa del señor de Villefort, y ¿lo habéis notado?, se come bastante mal en casa de todos esos magistrados; cualquiera diría que tienen remordimientos.

-¡Ah, diantre!, despreciad las comidas de los demás; en cambio se come bien en casa de vuestros ministros.

-Sí; pero no convidamos a ciertas personas al menos, y si no nos viésemos precisados a hacer los honores de nuestra mesa a algunos infelices que piensan, y sobre todo que votan bien, nos guardaríamos como de la peste de comer en nuestra casa, debéis creerlo.

-Entonces, querido, tomad otro vaso de Jerez y otro bizcocho.

-Con muchísimo gusto, pues vuestro vino de España es excelente, bien veis que hemos hecho bien en pacificar ese país.

-Sí, pero ¿y don Carlos?

-Don Carlos beberá vino de Burdeos, y dentro de diez años casaremos a su hijo con la reinecita.

-Lo cual os valdrá el Toisón de Oro, si aún estáis en el ministerio.

-Creo, Alberto, que esta mañana habéis adoptado por sistema alimentarme con humo.

-Y eso es lo que divierte el estómago, convenid en ello; pero justamente oigo la voz de Beauchamp en la antesala; discutiréis con él y esto calmará vuestra impaciencia.

-¿Sobre qué?

-Sobre los periódicos.

-¡Qué! ¿Acaso leo yo los periódicos? -dijo Luciano con un desprecio soberano.

-Razón de más. Discutiréis mejor.

-¡Señor Beauchamp! -anunció el criado.

-¡Entrad!, entrad, ¡pluma terrible! -dijo Alberto saliendo al encuentro del joven-, mirad, aquí tenéis a Debray, que os detesta sin leeros; al menos, según él dice.

-Es cierto -dijo Beauchamp-, lo mismo que yo le critico sin saber lo que hace. Buenos días, comendador.

-¡Ah!, lo sabéis ya -dijo el secretario particular cambiando con el periodista un apretón de mano y una sonrisa.

-¡Diantre! -replicó Beauchamp.

-¿Y qué se dice en el mundo?

-¿A qué mundo os referís? Tenemos muchos mundos en el año de gracia de 1838.

-En el mundo crítico-político de que formáis parte.

-¡Oh!, se dice que es una cosa muy justa, y que sembráis bastante rojo para que nazca un pozo de azul.

-Vamos, vamos, no va mal -dijo Luciano-. ¿Por qué no sois de los nuestros, querido Beauchamp? Con el talento que tenéis, en tres o cuatro años haríais fortuna.

-Sólo espero una cosa para seguir vuestros consejos. Un ministerio que esté asegurado por seis meses. Ahora, una sola palabra, mi querido Alberto, porque es preciso que deje respirar a ese pobre Luciano. ¿Almorzamos o comemos? Tengo mucho trabajo. No es todo rosas, como decís, en nuestro oficio.

-Se almorzará, ya no esperamos más que a dos personas, y nos sentaremos a la mesa en cuanto hayan llegado -dijo Alberto.

Fin del capítulo.

Saludos,


Convención 2010 - XII + I - Cavatina Dúo

En el concierto para socios del primer día de la Convención también actúa un dúo de flauta y guitarra. Ellos son Cavatina Dúo.
El dúo viene de los USA, pero ninguno de sus miembros es de allí. Residen en la ciudad de los “gánsteres” por antonomasia, Chicago, que disfruta de una de las mejores filarmónicas del mundo, como ya comenté en otra entrada, pero el guitarrista es de los Balcanes y la flautista es española. Ella es

Eugenia Moliner

Eugenia Moliner nace en 1970 en Burriana, unos 10 kilómetros al sur de la capital castellonense. Se inicia en la flauta como tantos cientos de músicos levantinos, a través de la banda local, banda por cierto, francamente magnífica.

Estudia en Valencia en el Conservatorio Superior Joaquín Rodrigo y completa sus estudios en el Conservatorio de Rotterdam con Jo Hagen, incluyendo la música de conjunto, licenciándose en año 1997. Reconoce la gran influecia que ha tenido de Jaime Martin, que la animó a completar sus estudios en el extranjero. También ha recibido clases de la belga Els Van Zundler o la inglesa Kate Hill.

Desde su traslado a Chicago ha actuado en diversas ocasiones con miembros de la Orquesta Sinfónica de Chicago y en formaciones de cámara relacionadas.

En estos tres vídeos podemos apreciar su sensibilidad y técnica interpretando la Sonata para flauta de Poulenc. Un movimiento por vídeo.

El dúo además de musical lo es también en lo privado y la cosa viene de lejos ya que se conocieron en Octubre de 1991, cuando Eugenia fue admitida en el Conservatorio de Rotterdam. Sus primeras actuaciones datan del lejano 1993 aunque hasta 1996 no empezaron a tomar un cariz más continuo cuando tienen un buen rodaje con una gira por varios países europeos.

En 1999 fijan su residencia en Chicago, donde, desgraciadamente, hoy por hoy, es más fácil conseguir vivir de la música.

Lo que ocurre es que Estados Unidos es sólo una base de operaciones; han actuado ya en más de 20 países distintos y han participado en festivales a lo largo de los USA, Europa y Asia como el Festival de Aix-en-Provence en Francia, Festival Eem and Veem en Holanda, el International Guitar Festival de Alemania. También han actuado en la convención de la NFA.

Como dúo es relevante su tarea de ir añadiendo títulos al repertorio a base de estrenos de composiciones dedicadas por compositores como el burgalés Alejandro Yagüe, Carlos Rivera, Michael Karmon, Michael Djupstrom, Eric Otte, Sergio y Clarice Assad, Alan Thomas, Boris Guaquere o Vojislav Ivanovic.

En vídeo el dúo interpreta el encargo que hicieron al compositor y guitarrisa Alan Thomas, dentro del proyecto Libro de Canciones de los Balcanes. Sheperd's Dream (El sueño del pastor).

Tiene grabaciones con el sello americano Cedille y con los sellos españoles Opera Tres y Orobroy.

La primera grabación con el nombre del dúo, tiene ya 11 años y se compone piezas como el muy visual Confidencial n2 de Yagüe o el fantástico Towar the Sea de Toru Takemitsu, o Piazzola, o…

La segunda es de 2003 con el nombre de Meditación y piezas clásicas del repertorio y una tercera en 2007 con el nombre de Acrobats , monográfico con obras de David Leisner . The Balcan Project es una recopilación de temas de las tierras del guitarra del dúo.

Pertenece al departamento de vientos de la Universidad Roosevelt de Chicago, donde imparte clases de música de cámara.

La flauta que usa habitualmente es una Emanuel de oro de 14 kilates.

Os recomiendo dos entrevistas a Eugenia en la red. Una es la del también flautista y bloguero Beneharo Deníz en Flauta y punto, aquí; y la otra extraída de la revista de la Afe y que se puede obtener en la página del dúo en formato PDF, aquí. En su página hay otras entrevistas también interesantes.

Todo lo dicho y mucho más lo podéis obtener en la página web de la pareja, enlazada en el título. A tener en cuenta su agenda de conciertos ya que tendremos ocasión de verlos, además de los que vayan al concierto de la Convención, en Madrid capital (08-04), en Hoyo de Manzanares (10-04) , Carcaixent (incluida clase magistral)(13-14) y Alzira (17-4).

Me despido con un simpático vídeo en el que nos muestran su vida familiar en Chicago.

Absolutamente todo el material, menos los vídeos, ha sido obtenido de la página web del dúo.

Saludos,


Casta Diva

Vincenzo Bellini (1801-1835), el prematuramente desaparecido compositor operístico siciliano, nos ha dejado obras de una belleza melódica irrepetible. Il Pirata, la Sonnambula, I Puritani son obras que siguen en el circuito internacional de ópera y, muy especialmente, la ópera Norma.

Dentro de esta ópera hay un aria que, para mucha gente, es la página más hermosa que se ha escrito para ópera en toda la historia.
Es el canto de presentación de la soprano protagonista que, como sacerdotisa de los druidas en tiempos romanos, entona un canto invocatorio a la luna (la Casta Diva).
Paradigma del belcantismo y de una gran dificultad vocal, ha sido cantada por todas las grandes sopranos de la historia. Son versiones de referencia las de Maria Callas y Montserrat Caballé.

Esta entrada va pues dedicada a la Luna y especialmente a la introducción de la melodía que hace la flauta.

He elegido la grabación en concierto de Edita Gruberova por varias razones. Primero porque la Gruberova es una voz con garantías y que me gusta; segundo porque la flauta se escucha perfectamente y tercero, relacionado con el segundo, porque está grabado en el Concertgebouw, lo que ayuda a tener una acústica de calidad.

Casta Diva,


Saludos,

miércoles, 17 de marzo de 2010

La flauta conmemorando la independencia de Islandia

Dentro de nuestra serie de sellos con flautas, le toca el turno al sello que Islandia emitió en 1994 para conmemorar el 50 aniversario de la joven república.
Habitada desde el año 874 no logró su independencia hasta las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.

Este es el sello:


Saludos,

De León a Bilbao y con flauta y arpa a cuestas

Pero dando más vueltas que una peonza. Un peregrinaje muy acorde a las tierras que visitan. Así es la semana que tienen por delante del 20 al 28 del mes que viene Mariano Bas y el arpista J. A Domené, viejos conocidos del blog.


León, Pola de Siero, Gijón, Sober (junto a Monforte) y Bilbao. Si no acaban con un par de kilos de más será un milagro. Madre mía, qué ruta culinaria... En el calendario tenéis el detalle de los conciertos

y una nota más; los que estos días no estéis en Bilbao en la exposición de flautas que organizan los Caballeros junto a Alan Weiss, tendréis una segunda oportunidad de escuchar a una flauta Haynes en acción. No la podréis probar pero sí escuchar ya que es la compañera inseparable de Mariano.

Espero que en cada concierto haya lectores del blog, que por el norte sois unos cuantos. El repertorio incluirá a Gioachino Rossini (1792-1868) , Gaetano Donizetti (1797-1848) , Camille Saint-Saëns (1835-1921), Johann F. Franz Burgmüller (1806-1874),Jules Massenet (1842-1912),Louis Spohr (1784-1859) y Jacques Ivert (1890-1962). Desde los inicios del romanticismo a Mr. Ibert. Mucha ópera con piel de flautista.

Merecerá la pena.

P.S. Claro que los 1000 kilómetros que se van a hacer Mariano y José Antonio, para Juanje, el caballero Escribano, seguro que son unos conciertos por Bilbao y sus afueras. :-)

Saludos,

Shimon... y la marimba

No tengo palabras.
Atentos al robot Shimon y su técnica con la percusión de la marimba.

Primer vídeo. Escuchando (anda que no tiene estilo el pedazo de metal!)


Segundo vídeo. Siguiendo e improvisando


Tercer vídeo. Con una aplicación alucinante para Iphone llamada ZoozBeat


Sin comentarios. Saludos,

Dos vídeos y un álbum mítico

Hace unos días estaba buscando una información y llegué, no sé muy bien como, hasta un vídeo en Youtube que he querido traeros.

Se trata de una versión muy especial del archi-conocido tema peruano El condor pasa , popularizado por Simon & Garfunkel en su quinto albúm y último en estudio "Bridge over Troubled Water" con la coletilla (if I could).

Esta versión es especial por las flautas utilizadas en su ejecución. No os cuento más. Os propongo que lo veáis.


Y el segundo vídeo no tiene que ver con la flauta. Es un homenaje al álbum y a la canción que le da título. No podía hacer esta entrada sin poner una de mis canciones favoritas de todos los tiempos, dentro de un álbum que me merece igual valoración. Hay versiones para flauta, aunque no me parecen muy buenas y además, lo increíble de esta canción es su fantástica letra,

When you're weary
Feeling small
When tears are in your eyes
I will dry them all

I'm on your side
When times get rough
And friends just can't be found
Like a bridge over troubled water
I will lay me down
Like a bridge over troubled water
I will lay me down

When you're down and out
When you're on the street
When evening falls so hard
I will comfort you

I'll take your part
When darkness comes
And pain is all around
Like a bridge over troubled water
I will lay me down
Like a bridge over troubled water
I will lay me down

Sail on Silver Girl,
Sail on by
Your time has come to shine
All your dreams are on their way
See how they shine
If you need a friend
I'm sailing right behind
Like a bridge over troubled water
I will ease your mind
Like a bridge over troubled water
I will ease your mind

El puente sobre aguas turbulentas,


Saludos,

Convención 2010 - XIII - Nicole Esposito

Lo densa que está la programación de la Convención de Abril se demuestra con esta entrada. Es la que hace una docena y todavía estamos en el primer día.

Dentro del concierto para socios tenemos un fifty-fifty de flautas nacionales e invitadas. De las nacionales ya hemos hablado de Sitango y nos queda pendiente para mañana la formación de guitarra y flauta Cavatina Dúo. Hoy nos centramos en las visitas. Una de ellas es Susan Milan, de la que ya hablamos en una entrada en agosto pasado, aquí y la otra es la americana

Nicole Esposito

Nicole Esposito nace en el verano de 1979 en North Adams, en el este de los USA.

Estudia con Jeanne Baxtresser, Amy Porter, Marianne Gedigian, Jennifer Connor y Catherine Payney; y completa su formación con Mark Sparks, Alberto Almarza y Doriot Anthony Dwyer.

Obtiene su graduación en la Carnegie Mellon University y en la Universidad de Michigan.

Participa en numerosos concursos como ganadora o finalista, como el National Flute Association’s Young Artist, Piccolo Artist, y Concursos orquestales como el WAMSO Competition con el soporte de la Minnesota Orchestra, y el Houston Symphony Ima Hogg Competition.


Flauta primera con la Dubuque Symphony Orchestra, trabaja también con otros grupos orquestales como la Cedar Rapids Symphony, Waterloo-Cedar Falls Symphony, Youngstown (OH) Symphony, y la Johnstown and Westmoreland (PA) Symphony Orchestras.

Estos son dos vídeos en los que la podemos ver con el flautín y la sonata de Mower, tela...

Con el hermano pequeño de la familia de la flauta, el flautín, está en el Aspen Music Festival y es flauta principal de la Ohio Light Opera, con la que tiene tres grabaciones en la Albany Records.

También es invitada para participar en festivals americanos como el del Brevard Music Center, el de la Youth Orchestra of the Americas, y el del National Orchestral Institute.

Actúa bajo la dirección de batutas como las de James Conlon, David Zinman, Gunther Schuller, Robert Spano, Micheal Stern, David Robertson, James DePreist, Anne Manson, Lawrence Foster, Leif Segerstam y Andrew Litton, entre otros.

Es invitada habitual en eventos como la convención anual de la NFA, la Florida Flute Fair, Madison Flute Festival y el Iowa Flute Festival.

Su relación con los países latinos se refleja en sus colaboraciones con el Festival Internacional de la ABRAF en Brasil,

el Festival Internacional de Flauta de Costa Rica y , desde luego, su participación en la Convención de la AFE en Madrid.

Es actualmente profesora asistente de flauta en la School of Music de la Universidad de Iowa. Anteriormente también ha enseñado en el Five Seasons Chamber Music Festival, en el programa All-State Program de la University of Michigan en Interlochen, el Interlochen Arts Camp, y la Universidad de Wisconsin-Platteville. Específicamente en el ámbito de las clases magistrales tiene en su haber entre otras, las clases en la Young Musicians Foundation de Evanston, Wyoming, Utah State University, Universidad de Nebraska-Omaha, Butler University, Truman State University, Oklahoma State University, Universidad de Arkansas, Universidad de Michigan, Universidad Nacional de Costa Rica, y el Instituto Nacional de Música de Costa Rica.

En Brasil ha impartido clases en la Escuola Municipal de Musica, Faculdade Canteriera, y el Instituto Baccarelli de Sao Paulo.

Tiene varios artículos, que podéis consultar en su página web - enlazada en el título -, publicados en revistas del sector como Flute Talk ( “Competitions and Music Festivals- A First Timer’s Guide”) o Flute Focus (“Flute Boot Camp”) o la revista de la NFA.

Su compromiso con el mundo de la flauta se refleja también en su cargo como Presidenta de la Eastern Iowa Flute Association.

Su pareja es el también flautista Rogerio Zerlotti Wolf, de origen brasileño, lo que la une a la cultura latina de modo irrefutable.

En este vídeo están los dos con la adaptación para flautas del famoso duetto de las flores de la sacerdotisa india Lakmé y su esclava Mallika recogiendo flores en el río antes de encontrarse con los británicos... Según la ópera LAkmé de Leo Delibes.

La flauta que utiliza habitualmente en una Emanuel de oro de 14 kts.

En el Youtube tiene un canal propio, del que he sacado los vídeos y donde podéis ver muchos más, aquí.

Las imágenes que ilustran esta entrada están obtenidas de entre las muchas que hay en el Flickr, cuyo enlace tenéis en su págian web.

Saludos,