Calendario

viernes, 12 de marzo de 2010

Sellos cubanos I

Esta entrada es la primera de una serie, dentro de la serie de sellos, dedicados a Cuba. En este caso son los sellos que se emitieron en 1974 para celebrar el 50 Aniversario de la Orquesta Filarmónica de La Habana.


Y uno de sus protagonistas fue el flautista titular, uno de los primeros flautistas de clásica negros, el ya mítico Roberto Ondina, al que en otro momento dedicaremos una entrada (estamos recopilando datos).



Saludos,

Miguel Delibes ha muerto

Me ha llegado por varias vías la noticia de la muerte del vallisoletano Miguel Delibes, que no ha llegado a poder cumplir sus noventa años.

El blog no es de literatura de manera que no voy a trazar su perfil, para esto podéis consultar la misma Wikipedia, que increíblemente ya está actualizada con al fecha de su muerte, hoy. Aquí.

Como homenaje, duplicaré la entrada literaria de hoy y adelantaré la que tenía preparada para dentro de unos meses, en su 90 aniversario, con los dos escritos que conozco de Delibes en los que se menciona la flauta.

El primero es el Diario de un Cazador, (las citas van entrecomilladas y en cursiva)

La primera mención es el

"4 diciembre, jueves

Cuando subí a comer este mediodía no se podía parar. En la azotea había una docena de cajones de envasar pescado que tiraban para atrás. Llamé en casa del señor Moro y le pregunté qué pintaba allí aquella basura. Asomó la bruja de la Carmina y me voceó que si me importaba a mí mucho lo que pintaban allí los cajones. Le dije que tanto, que si ella no los quitaba de allí los iba a tirar yo mismo a la calle. Metió el cuezo el señor Moro y me dijo que los cajones se estaban secando para luego hacer astillas con ellos. El cipote me preguntó si sabía yo lo que costaba un saco de leña. La madre, que andaba al quite, dijo que si creía el señor Moro que ella encendía la lumbre con piñas de California. Yo dije entonces que bien que ahorrasen en leña, pero que pongan a secar los envases donde no molesten. La pingo de la Carmina todavía voceó que si los iba a meter en la cocina, y yo le contesté, de mal café, que por mi parte podía meterlos donde le cupieran.

A las siete salí con la chavala. No sabe hablar más que de las Mimis. Dice que la mayor tiene un novio fogonero y que ella por nada del mundo querría un novio fogonero. Le pregunté que si por lo de los tiznones, y ella dijo que no por eso, sino porque cada jueves y cada domingo se largan de casa y a ella le gustan los hombres caseros. Anduvo un rato rondando delante de «La Conchita», pero yo me hice el sueco.

De retirada me topé con Melecio. Ha recibido una citación del Ayuntamiento y le dije que es fijo por lo de la Sinfónica. Él se encogió de hombros. Ya le advertí que si le hacen flauta caerán unas pelas. Mañana se pasará por allí a ver lo que se cuece. Le pregunté por la Doly y me dijo que el domingo podremos llevarla ya donde lo del Pavo."

y después el,

"12 diciembre, viernes

Don Basilio me llamó esta mañana a su despacho y me dijo que había tratado con don Rafael el asunto de la Conserjería. Se me paró en seco el corazón. Luego me dijo que por encima de su voluntad estaban los treinta y cinco años de servicios del señor Moro, y yo le dije que me parecía justo. Me aclaró que al señor Moro le restan dos años y unos meses de vida activa, y que al cabo de ellos volveríamos a hablar. El que no se consuela es porque no quiere. Pero, anda, que vaya él a decirle a la madre que aguarde todo ese tiempo. Ya iba a largarme, cuando me dijo que acababa de despedir al sereno que encendía la calefacción del Centro, porque apandaba carbón. Me ofreció el puesto por doscientas mensuales. Antes de dejarme hablar me hizo ver la necesidad de encender la caldera a las cinco de la madrugada para que las aulas estén templadas para las primeras clases. Acepté a ojos cerrados, y cuando se lo comuniqué a la madre, dijo que Dios aprieta, pero no ahoga. Yo la advertí que lo malo será en los meses de calor, cuando nos quiten los cuarenta barbos. La madre se echó a reír y me dijo que ya de chico era igual, y que el día que se abría la veda lloraba pensando en el día en que habría de cerrarse. Hasta después de vacaciones no empezaré con la calefacción.

Melecio me dijo esta tarde que ha habido otra reunión en el Ayuntamiento. El alcalde está decidido a traer un chelo de donde sea. La Prensa habla hoy del asunto y dice que nuestra ciudad necesita una agrupación así, que ya existe en localidades menos pobladas. El alcalde quiere tenerlo todo liado para primero de año. A Melecio le ofreció el puesto de flauta. Él dice que no, pero le gusta que se acuerden de él más que comer con los dedos.

La chocha-perdiz la pringó anteanoche. El Mele, el hombre, anduvo toda la noche hecho un lloraduelos hasta que se cansó y se quedó dormido.

Estuve donde Anita, pero no salió. No sé qué demonios le pasa. Si espera que yo le baile el agua, está fresca."

y la otra obra en la que aparece fugazmente la flauta es en su obra del 1962, Las ratas, compendio de anécdotas del escritor castellano. De su capítulo catorce extraemos este fragmento:

"

...

El Mamertito evolucionó aún sobre la Plaza unos instantes, en tanto los fieles se persignaban y el Antoliano iba, poco a poco, recogiendo cable. Tan pronto desapareció el Ángel tras el vano de la torre, doña Resu se incorpor6 penosamente y dijo:

-Alabámoste Cristo y bendecímoste.

Y el pueblo devoto coreó:

-Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Acto seguido, todos penetraron en el templo y se postraron de hinojos, mientras arriba, en el coro, Fru­tos, el Jurado, daba suelta a una paloma del palomar del Justo. El animal, desconcertado, sobrevoló unos minutos la multitud, golpeándose varias veces contra las vidrieras, y, al final, fue a posarse aturdidamente sobre el hombro derecho de la Simeona. Entonces el Undécimo Mandamiento se volvió al pueblo desde las gradas del altar y le dijo a la Sime campanudamente:

-Hija, el Espíritu ha descendido sobre ti.

La Sime meneaba el hombro disimuladamente, tra­tando de ahuyentar a la paloma, pero en vista de que era inútil se resignó y empezó a tragar saliva con unos ruiditos extraños, como si se ahogara, y por último se dejó conducir por doña Resu hasta el hachero y, una vez allí, el pueblo desfiló ante ella y unos le besaban las manos, y otros hacían una genuflexión y los más tímidos dibujaban subrepticiamente sobre sus rostros requemados un garabato, como una furtiva señal de la cruz. Terminado el homenaje, la Sime, custodiada por los Apóstoles y precedida por la Virgen„y el Ángel anunciador, que marcaban el paso a los acordes de la flauta y el tamboril, desfiló por las calles del pueblo, mientras la noche caía blandamente sobre los cerros.

Al iniciarse la procesión, el Nini corrió junto al Centenario, que apenas era ya un revoltijo de huesos bajo la lavativa:

-Señor Rufo -le dijo jadeante-, la paloma se le posó a la Sime esta tarde.

El viejo suspiró, levantó dificultosamente un dedo hacia el techo y dijo:

-Los buitres ya andan arriba. Los sentí esta ma­ñana.

-Yo les vi -dijo el niño-. Volaban sobre la to­rre. Vienen por la galga del Furtivo.

El Centenario denegó obstinadamente con la ca­beza. Al cabo dijo, con un gran esfuerzo, señalándo­se el hombro izquierdo:

-Ésos vienen a posarse aquí.

Y en efecto, a la tarde siguiente, San Francisco Caracciolo, falleció el Centenario. La Sime acostó el cadáver en el suelo del zaguán, boca arriba, sobre una arpillera, y le quitó el trapo de la cara de forma que el hueso rebrillaba a la luz de los cirios. En de­rredor se congregó el pueblo enlutado y silencioso y la Sime le dijo al Nini apenas entró:

-Ahí le tienes. Al fin descansamos los dos.

Mas el tío Rufo no parecía descansar, con su úni­co ojo y la boca patéticamente abiertos. Ni la Sime parecía descansar tampoco, porque tragaba saliva sin cesar, con unos ruiditos ahogados, como la víspera cuando el Espíritu descendió sobre ella. Pero a cada uno que llegaba le endilgaba la misma cosa y cuan­do el moscón, luego de estar posado diez minutos en las descarnaduras del Centenario, empezó a volar sobre la concurrencia, todos hacían aspavientos para ahuyentarle excepto la Sime y el niño. Y el moscón retornaba sobre el cadáver que era, sin duda, el más desapasionado de todos, pero cada vez que reanu­daba el vuelo, los hombres y las mujeres abanicaban disimuladamente el aire para que no se les posase, y de este modo producían un siseo como el de las as­pas de un ventilador. Media hora más tarde se pre­sentó el Antoliano con el cajón de pino oliendo toda­vía a resina, y la Sime pidió que la echasen una mano, pero todos ronceaban, hasta que entre ella, el Nini y el Antoliano lograron encerrarle, y como el Antoliano, por ahorrar material, había tomado las medidas jus­tas, el tío Rufo quedó con la cabeza empotrada entre los hombros como si fuese jorobado o estuviera di­ciendo que a él ninguna cosa de este mundo le im­portaba nada.

... "


Y hasta aquí lo que encontré de Delibes y la flauta.

Para terminar un vídeo que no es de flauta, sino el In paradisum del Requiem de Fauré.

In paradisum deducant te Angeli; in tuo adventu suscipiant te martyres, et perducant te in civitatem sanctam Ierusalem.
Chorus angelorum te suscipiat, et cum Lazaro quondam paupere æternam habeas requiem.

O, en el castellano de Delibes,

Al paraíso te conduzcan los Ángeles; a tu llegada te reciban los mártires, y te conduzcan a la ciudad santa de Jerusalén. El coro de los ángeles te reciba, y con Lázaro otrora pobre tengas el eterno descanso.

Yo no soy creyente, pero Delibes sí lo era. Va por él.

Saludos,

Romancero gitano - FGL

Hoy proseguimos nuestro recorrido por la flauta literaria con otra de las obras cimeras del granadino Lorca. El Romancero Gitano tiene poesías que, bajo una musicalidad casi infantil, esconden una dureza terrible.
Este es el caso de las dos piezas que forman esta entrada y en las que aparece la flauta. Se desgrana un sexualidad dura y lasciva que, en el caso de la segunda pieza el romance histórico de Tharmar y Ammon, recoge una incestuosa violación.
Terribles escenas.

La primera,

Preciosa y el aire

A Dámaso Alonso

Su luna de pergamino

Preciosa tocando viene,

por un anfibio sendero

de cristales y laureles.

El silencio sin estrellas,

huyendo del sonsonete,

cae donde el mar bate y canta

su noche llena de peces.

En los picos de la sierra

los carabineros duermen

guardando las blancas torres

donde viven los ingleses.

Y los gitanos del agua

levantan por distraerse,

glorietas de caracolas

y ramas de pino verde.

Su luna de pergamino

Preciosa tocando viene.

Al verla se ha levantado

el viento que nunca duerme.

San Cristobalón desnudo,

lleno de lenguas celestes,

mira la niña tocando

una dulce gaita ausente.

Niña, deja que levante

tu vestido para verte.

Abre en mis dedos antiguos

la rosa azul de tu vientre.

Preciosa tira el pandero

y corre sin detenerse.

El viento-hombrón la persigue

con una espada caliente.

Frunce su rumor el mar.

Los olivos palidecen.

Cantan las flautas de umbría

y el liso gong de la nieve.

¡Preciosa, corre, Preciosa,

que te coge el viento verde!

¡Preciosa, corre, Preciosa!

¡Míralo por dónde viene!

Sátiro de estrellas bajas

con sus lenguas relucientes.

Preciosa, llena de miedo,

entra en la casa que tiene,

más arriba de los pinos,

el cónsul de los ingleses.

Asustados por los gritos

tres carabineros vienen,

sus negras capas ceñidas

y los gorros en las sienes.

El inglés da a la gitana

un vaso de tibia leche,

y una copa de ginebra

que Preciosa no se bebe.

Y mientras cuenta, llorando,

su aventura a aquella gente,

en las tejas de pizarra

el viento, furioso, muerde.


Y la segunda,


Thamar y Amnón

Para Alfonso García-Valdecasas.

La luna gira en el cielo

sobre las sierras sin agua

mientras el verano siembra

rumores de tigre y llama.

Por encima de los techos

nervios de metal sonaban.

Aire rizado venía

con los balidos de lana.

La sierra se ofrece llena

de heridas cicatrizadas,

o estremecida de agudos

cauterios de luces blancas.

Thamar estaba soñando

pájaros en su garganta

al son de panderos fríos

y cítaras enlunadas.

Su desnudo en el alero,

agudo norte de palma,

pide copos a su vientre

y granizo a sus espaldas.

Thamar estaba cantando

desnuda por la terraza.

Alrededor de sus pies,

cinco palomas heladas.

Amnón, delgado y concreto,

en la torre la miraba,

llenas las ingles de espuma

y oscilaciones la barba.

Su desnudo iluminado

se tendía en la terraza,

con un rumor entre dientes

de flecha recién clavada.

Amnón estaba mirando

la luna redonda y baja,

y vio en la luna los pechos

durísimos de su hermana.

Amnón a las tres y media

se tendió sobre la cama.

Toda la alcoba sufría

con sus ojos llenos de alas.

La luz, maciza, sepulta

pueblos en la arena parda,

o descubre transitorio

coral de rosas y dalias.

Linfa de pozo oprimida

brota silencio en las jarras.

En el musgo de los troncos

la cobra tendida canta.

Amnón gime por la tela

fresquísima de la cama.

Yedra del escalofrío

cubre su carne quemada.

Thamar entró silenciosa

en la alcoba silenciada,

color de vena y Danubio,

turbia de huellas lejanas.

Thamar, bórrame los ojos

con tu fija madrugada.

Mis hilos de sangre tejen

volantes sobre tu falda.

Déjame tranquila, hermano.

Son tus besos en mi espalda

avispas y vientecillos

en doble enjambre de flautas.

Thamar, en tus pechos altos

hay dos peces que me llaman,

y en las yemas de tus dedos

rumor de rosa encerrada.

Los cien caballos del rey

en el patio relinchaban.

Sol en cubos resistía

la delgadez de la parra.

Ya la coge del cabello,

ya la camisa le rasga.

Corales tibios dibujan

arroyos en rubio mapa.

¡Oh, qué gritos se sentían

por encima de las casas!

Qué espesura de puñales

y túnicas desgarradas.

Por las escaleras tristes

esclavos suben y bajan.

Émbolos y muslos juegan

bajo las nubes paradas.

Alrededor de Thamar

gritan vírgenes gitanas

y otras recogen las gotas

de su flor martirizada.

Paños blancos enrojecen

en las alcobas cerradas.

Rumores de tibia aurora

pámpanos y peces cambian.

Violador enfurecido,

Amnón huye con su jaca.

Negros le dirigen flechas

en los muros y atalayas.

Y cuando los cuatro cascos

eran cuatro resonancias,

David con unas tijeras cortó

las cuerdas del arpa.



En el título tenéis el enlace a la página de Tinet.cat, el servidor catalán, en ql que tenéis la obra completa.
Saludos,

Convención 2010 - X - Sitango

Y seguimos en el primer día de la Convención. A las siete de la tarde hay previsto un concierto sólo para socios. En él hay cuatro distintos representantes. Hoy dedicamos la entrada al primero de ellos, que de hecho es son siete.

Ayer estaban en Cantabria, en la SIM (Semana Inusual de la Música), que termina mañana. El Conservatorio Jesús de Monasterio ha organizado un buen tinglado y durante esta semana se ha podido ver, además del grupo al que dedicamos la entrada, al Caballero del Traverso Jaime Salas, en formación de trío y esta tarde otro, el Caballero Celador Horacio Parravicini, flanqueado por dos de los de las cuerdas, un violín y un cello. Pero bueno, que me voy de tema.

El concierto para socios del AFE del viernes 9 de Abril tiene entre sus intérpretes a

SiTango


Sitango es un septeto de músicos españoles que buscan la recreación del tango elevado a sala de concierto del argentino Astor Piazzolla, además de otros tangos clásicos del mítico Carlos Gardel, o otros de nuevo cuño como los de Richard Galiano. Así suenan,

También tienen composiciones originales de compositores como el argentino Quique Villafañe , arreglista y compositor o José Susi.

Tiene un papel importante en su sonoridad la familia de las maderas, de la mano de la flauta y el clarinete. José Miguel Domínguez,a la flauta y Mónica Campillo al Clarinete.

Han sustituido el pequeño bandoneón por el más contundente acordeón. David Gordo al acordeón.

La percusión que no falte, sea en la cuerda percutida del piano de Ángel Rincón o en lo que es la percusión ortodoxa de Miguel Ángel Pérez Grande.

Completan el grupo los dos extremos del mundo de la cuerda, el violín y el contrabajo. Roberto Jabonero al violín y Miguel Hisado al Contrabajo.

El repertorio pues es harto heterodoxo, desde un popular El día en que me quieras de Gardel a un Innertango, con vibrofono incluido, de Villafañe, pasando por un Nonnino de Piazzola o piezas más jazzísticas como Ástor, también de Villafañe. Éste es el vídeo con Ástor,

Saludos,



La flauta culinaria


Cuando hablamos de la época de los romanos, todos tenemos en la cabeza alguna imagen recurrente, alguna película, algún cómic, alguna obra literaria, alguna pintura...
Hoy traemos el mundo romano por la vertiente gastronómica.

Via el blog de Luis Morales, Luigi Dante & The Güelfos, que os enlazo en el título, copio literalmente su entrada, que no necesita más explicaciones, las lleva incluídas.
Copia literal:

Marcus Gavius Apicius (siglo I d.C) nos legó un recetario que describe con precisión las costumbres culinarias de la Roma Imperial, tituladoDe re coquinaria. De aquí extraigo una curiosa receta para cabritos (o en su defecto, corderos).

Haedus sive agnus syringiatus [id est mammotestis]: exossatur diligenter a gula, sic ut uter fiat, et intestina eius integra exinaniantur, ita ut in caput intestina sufflentur, et per novissimam partem stercus exinanibitur. aqua lavantur diligenter et sic implentur admixto liquamine, et ab umeris consuitur et mittitur in clibanum. cum coctus fuerit, perfunditur ius bulliens: lacte, piper tritum, liquamen, caroenum, defritum modice, sic et oleum, et iam bullienti mittis amulum. vel certe mittitur in retiaculo vel in sportella et diligenter constringitur et bullienti zemae cum modico salis summittitur. cum bene illic tres undas bullierit, levatur, et denuo bullit cum humore supra scripto. bulliente conditura perfunditur.

Cabra o cordero en forma de flauta:

Se le deshuesa cuidadosamente por la garganta como para hacer un odre; se le vacían los intestinos completamente, soplando por el gaznate para que salgan los excrementos por el otro extremo; se lava cuidadosamente con agua y se le rellena de garum mezclado con agua. Se le cose por las paletas y se le mete en un clíbano. Cuando está cocido, se le añade una salsa hervida, preparada del siguiente modo: leche, pimienta molida, garum, carenum*, un poco de defritum**, también aceite y, cuando está ya cociendo, fécula. Se puede poner el animal en una malla o en una rejilla, se le ata con cuidado y se le sumerge en una cazuela de agua hirviendo con un poco de sal. Cuando ha dado tres hervores, se retira y se le pone a cocer de nuevo con la salsa indicada más arriba. Se le sirve con la salsa por encima.

* Carenum. Vino ácido obtenido por la cocción de mosto hasta la reducción a 1/3 parte de la cantidad.
** Defritum. Vino ácido obtenido por la cocción de mosto hasta la reducción de la mitad o de dos terceras partes de la cantidad.


Marcus Gavius Apicius
De re coquinaria,
Liber VI - In haedo vel agno,
RECETA 6.

Fin del copiado. Pertenece a la entrada de 11 marzo 2010 Blog Luigi Dante & The Güelfos
Para los interesados el libro está disponible y traducido por unos 40 euros en Alba Editorial, ISBN 9788484282860.


Una curiosa forma de comparación entre el instrumento razón del blog y la cocina, otra forma de arte. Me ha parecido muy interesante y por eso lo comparto con vosotros.


Saludos

jueves, 11 de marzo de 2010

Grecia - Flauta y arpa

Dentro de la serie sobre sellos con flauta "de serie" hoy le toca el turno a la emisión que en el Año Internacional de la Música - 1985 - hizo Grecia.

Apolo y Marsias enzarzados en su competición. En el otro sello está el americanizado Dmitri Mitropoulos y Nikos Skalkottas.


Saludos,

Cuatro por uno

Para los que vivimos en Madrid o los que el próximo lunes nos visitéis que sepáis que , dentro del ciclo de conciertos que lleva a cabo el CDMC en el auditorio 400 del Reina Sofía, tenemos un plan de lujo. Además como todo el ciclo de conciertos, gratuito.

Hay cuatro puntos de interés para mí en el concierto.

El primero el programa:

(copio/pego)

Agustín Charles: Unstable surface (10')
David del Puerto: 1/6 plugged (20')
1. Concierto
2. Interior
3. Reflejo
4. Espiral
5. Paisaje
– – –
Peter Maxwell Davies
: Eight Songs for a Mad King (30')

Sobre todo los dos primeros, Agustí Charles y David del Puerto.
El programa completo lo podéis obtener directamente en pdf en este enlace, aquí.

El segundo, el grupo que lo interpreta:

El Ensemble de la Orquesta de Cadaqués. Ahí es ná!!
El tercero la flautista que nos trae el ensemble:

La alicantina Julia Gállego.

Y por si todo eso no fuera suficiente, el director:

Ya os lo podéis imaginar... Orquestra de Cadaqués... efectivamente... Jaime Martín.

Increíble, ¿Verdad?. Pues es el lunes.

Y yo iba a poner el enlace a la entrada del blog sobre Jaime Martin y resulta que aún no está!!!

Así que esta entrada va a ser que hay que completarla con un mínimo perfil de otro de los grandes,

Jaime Martín
Jaime Martín nace en Santander un uno de septiembre de 1965.
Inicia sus estudios de flauta en su ciudad natal con Tomás Sala, luego estudia en el Conservatorio Superior de Madrid con Antonio Arias para trasladarse posteriormente a La Haya , Holanda para seguir sus estudios con Paul Verhey.

Fue uno de los miembros fundadores de la JONDE, hace ya unos cuantos años (1983) y también como estudiante estuvo como solista en la European Community Youth Orchestra. También de su época de estudiante consta su participación con la Netherlands Philharmonic Orchestra y el Schoenberg Ensemble de La Haya. Asimismo ha sido primer flauta de la Residentie Orkest de la misma capital holandesa.

Como solista ha tocado con numerosas orquestas como la Orquesta Sinfónica de Galicia, la Orquesta Sinfónica de Tenerife, la Filarmónica de Gran Canaria, la Academy of St Martin in the Fields, la Royal Philharmonic Orchestra, los London Mozart Players, los Virtuosos de Moscú, la Orquesta de Santa Cecilia de Roma, la Orquesta de Cámara Europea y la Orquesta de Cadaqués, de la cual es miembro fundador.

En cuanto a las batutas que le han dirigido el nivel pasa por directores de la talla de Danielle Gatti, Andras Schiff, Gennadi Rozhdéstvenski, Heinz Holliger, Sir Neville Marriner, Zubin Mehta, Sir George Solti en la World Orchestra for Peace conmemorando el 50 Aniversario de las Naciones Unidas, Carlo María Giulinni, Claudio Abbado y Lorin Maazel entre otros.

Ha realizado, como solista, para la editora catalana Tritó la grabación del estreno de la Sinfonietta Concierto para flauta y orquesta, escrita especialmente para él por Xavier Montsalvatge y dirigida por Gianandrea Noseda, estrenada en 2001 en Santander con la Orquesta Santa Cecilia de Roma en el marco del 50 aniversario del Festival de Santander. También ha grabado con Murray Perahia los conciertos para flauta, violín y piano de J. S. Bach, con la Academy of Saint Martin in the Fields para Sony, el Cuarteto en Re mayor de W. A. Mozart para EMI, y los conciertos para flauta de Mozart también para Tritó con Sir Neville Marriner y la Orquesta de Cadaqués.

También grabó con la Orquesta de Cadaqués el Concierto de Aranjuez interpretado por el gran guitarrista flamenco Paco de Lucía en 1993.

Este vídeo es de la Orquesta de Cadaqués con Sir Neville Marriner y Jaime con la Pavana de Fauré. Auditorio de Madrid 2001.

Ha sido primera flauta de la Royal Philharmonic Orchestra desde 1997 hasta 2001 y lo es de la Chamber Orchestra of Europe, de la Academy of St Martin in the Fields y de la orquesta de la English National Opera.

Últimamante se ha prodigado más en el campo de la dirección de orquesta, de la mano del gran maestro Sir Neville Marriner al que ha sucedido de facto al frente de la Orquestra de Cadaqués, iniciando el proceso en en el Palacio de Festivales de Santander, en el Auditorio de Zaragoza, y en Madrid dentro del Ciclo de Ibermúsica “Orquestas y Solistas del Mundo”. Desde entonces ya ha dirigido a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la Irish Chamber Orchestra, y recientemente ha dirigido a la Orquestra de Cadaqués junto con el violinista Valery Sokolov en el Festival Castell de Peralada, la Manchester Camerata y la Orquesta Sinfónica del Vallès.

Hay una serie de vídeos en Youtube que son el reflejo del trabajo que hizo con la OSV, por cierto todo un modelo de financiación; si el blog fuera de otra cosa os contaría lo bien que lo hacen, pero como la entrada es de D. Jaime Martin, ahí le tenéis con beethoven, la llamada del destino.

Desde este vídeo podéis acceder al resto. Hay una lista de reproducción, pero no la puedo enlazar bien

Ha grabado para el sello Tritó la tercera sinfonía de Beethoven y la Sinfonietta de Ernesto Halffter con la Orquestra de Cadaqués así como obras del compositor Agustín Charles con la OBC (Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya.) Esta labor le va apartando poco a poco de actividad como concertista, si bien mantiene intacta por el momento su faceta como educador .

Durante uno de sus cursos como maestro, Gustavo Moral le entrevistó, y tiene su entrevista colgada en su blog, aquí.

Es profesor del Royal College of Music de Londres y de la National Youth Orchestra de Gran Bretaña.

Lleva ya varios años colaborando con el Conservatorio Superior de Aragón en la realización de un curso de postgrado de flauta, con gran acogida por parte del alumnado.

Desde 1992 está afincado en Londres, ciudad que ha hecho su hogar.

Y eso es todo, con su simpático vídeo de despedida.

Actualización a 05 de Abril de 2010, entrevista en Catalunya Mùsica, aquí.

Saludos,

Libro de Poemas - FGL

Federico García Lorca es probablemente el poeta más universalmente conocido de nuestra piel de toro. Otros han conseguido premios de mayor renombre, como el nobel, etc. pero García Lorca es otra cosa. Y no precisamente porque su poesía sea fácil. Aunque no podemos negarle su increíble musicalidad.
Teníamos que llegar a él forzosamente y para empezar vamos a ver qué nos dice de la flauta en su segundo libro de poesía, Libro de Poemas (1921), que escribió con 23 años. La flauta aparece en dos de los poemas. Éstos,

VELETA

Julio de 1920. (Füente Vaqueros, Granada.)

Viento del Sur,

moreno, ardiente,

llegas sobre mi carne,

tiayéndome semilla

de brillantes

miradas, empapado

de azahares.

Pones roja la luna

y sollozantes los álamos cautivos, pero vienes

¡demasiado tarde!

¡ya he enrollado la noche de mi cuento

en el estante!

Sin ningún viento,

¡hazme caso!

gira, corazón;

gira, corazón.

Aire del Norte,

¡oso blanco del viento!

llegas sobre mi carne

tembloroso de auroras

boreales,

con tu capa de espectros

capitanes,

y riyéndote a gritos

del Dante,

¡oh pulidor de estrellas!

pero vienes demasiado tarde.

Mi almario está musgoso

y he perdido la llave.

Sin ningún viento,

¡hazme caso!

gira, corazón;

gira, corazón.

Brisas, gnomos y vientos

de ninguna parte.

Mosquitos de la rosa

de pétalos pirámides.

Alisios destetados

entre los rudos árboles,

flautas en la tormenta,

¡dejadme!

tiene recias cadenas

mi recuerdo,

y está cautiva el ave

que dibuja con trinos

la tarde.

Las cosas que se van no vuelven nunca

todo el mundo lo sabe,

y entre el claro gentío de los vientos

es inútil quejarse. ,

¿Verdad, chopo, maestro de la brisa?

¡es inútil quejarse!

Sin ningún viento,

¡hazme caso!

gira, corazón;

gira, corazón.

y

EL DIAMANTE

Noviembre de 1920. (Granada.)

El diamante de una estrella

ha rayado el hondo cielo,

pájaro de luz que quiere

escapar del universo

y huye del enorme nido

donde estaba prisionero

sin saber que lleva atada

una cadena en el cuello.

Cazadores extrahumanos

están cazando luceros,

cisnes de plata maciza

en el agua del silencio.

Los chopos niños recitan

su cartilla; es el maestro

un chopo antiguo que mueve

tranquilo sus brazos muertos.

Ahora en el monte lejano

jugarán todos los muertos

a la baraja. ¡Es tan triste

la vida en el cementerio!

¡Rana, empieza tu cantar!

¡Grillo, sal de tu agujero!

Haced un bosque sonoro

con vuestras flautas. Yo vuelo

hacia mi casa intranquilo.

Se agitan en mi cerebro

dos palomas campesinas

y en el horizonte, ¡lejos!,

se hunde el arcaduz del día.

¡Terrible noria del tiempo!


Federico García Lorca (898-1936) fue un poeta, escritor y dramaturgo español, desgraciadamente malogrado en el inicio de la Guerra Civil Española. Identificado con la llamada generación del 27, tenía un discurso muy personal que ha sabido entroncar las raíces populares con la más rabiosa vanguardia.

No voy a decir nada má sobre él, podéis ampliar la información en mil sitios, un de ellos la sempiterna Wikipedia, que tiene un buen artículo y aún mejores enlaces, aquí.